¿Porqué es importante la seguridad en tu impresora?

Desde siempre, la conexión a internet está sujeta a una serie de riesgos que tenemos que tener controlados. Más aún si hablamos de empresas donde la información suele ser casi siempre confidencial y con documentos que hay que preservar en la más absoluta discreción.

En el entorno ofimático las impresoras conectadas a una red no dejan de ser una puerta de entrada a “invitados no deseados” si no se guardan las debidas precauciones. Por ello, los fabricantes están dedicando tiempo y recursos en evolucionar en el apartado de seguridad como recientemente ha demostrado HP con sus soluciones en JetAdvantage.

¿En qué consiste una buena seguridad? Además de imprimir sistemáticamente, que nuestro equipo sea productivo y rápido la seguridad es un elemento más a la hora de tener en cuenta en nuestro entorno de impresión. Estos nuevos sistemas protegen las impresiones de imágenes reduciendo al máximo el hackeo y sin que el equipo pierda rendimiento. Los fabricantes establecen centros de seguridad añadidos como soporte que aconsejan, realizan análisis e implantan políticas de seguridad mejoradas para ayudar a proteger la impresión. De hecho, en algunas impresoras, se han llegado a instalar 200 protocolos de seguridad distintos.

En los modelos más avanzados y que presentan display leds, se pueden visualizar los riesgos de forma automática. Se busca también reducir el riesgo por brechas de seguridad a la hora de imprimir y escanear en tus dispositivos, así como la evitar el acceso no autorizado a trabajos de impresión confidenciales con un cifrados de seguridad de al menos 256 bits.

En resumen, se trata de cerrar las nuevas vías que la evolución de los equipos de impresión en red abren a los molestos visitantes que pueden hacer de nuestra información privada un caldo de cultivo público.

¿Porqué elegir un cartucho compatible?

Son muchas las veces que te has preguntado el porqué imprimir con un cartucho compatible. Nosotros, desde Rec-line, tenemos una pila de razones por las que puedes confiar en el cartucho compatible.

La primera de ella es por la garantía de compatibilidad. El cartucho compatible que encontrarás en Rec-Line es un cartucho que cumple con toda la normativa en cuestiones de calidad. Por ello, si no cumple los estándares fijados de compatibilidad, no pasa el corte. Apunta bien el modelo de impresora y el modelo de cartucho que utiliza, dirígete a cualquiera de nuestros distribuidores y  pídenoslo.

La garantía de calidad también asegura un rendimiento óptimo del cartucho respetando el número de copias que se sacarían con uno original. No es cierta la leyenda que corre acerca de que los cartuchos compatibles no emiten el mismo número de copias que el original. La capacidad del depósito de tinta es la misma, y se le puede aplicar las mismas medidas de ahorro en impresión como tipos de fuente o calidad de borrador.

Otra de las razones por las que confiar en un cartucho compatible es por una cuestión de ahorro. El coste de un cartucho compatible llega a ser de hasta un 60% menor que el de uno original. El motivo no es otro que la reutilización de materiales para el producto final, lo que ahorra costes de producción.

Y finalmente, acudimos al aspecto ecológico. Cuando compras un cartucho compatible estás apoyando el reciclaje puesto que todos los productos compatibles provienen de la remanufacturación. No tires tus cartuchos, con ello estamos haciendo una labor muy importante cuidando del medio ambiente.

Si tienes más dudas sobre cartuchos compatibles, entra en Rec-Line e infórmate o llámanos. Te esperamos!!

¿Qué hacer cuando un cartucho de tinta se seca?

En la entrada de hoy vamos a comentar un problema muy común para usuarios con impresora de inyección de tinta y que no realizan demasiadas impresiones a lo largo del año; el cartucho seco.

Antes de comenzar con los consejos para recuperar un cartucho seco conviene recordar algunas acciones que os ayudarán a evitar este problema:

1.- Evitar que la impresora esté cerca de la exposición solar durante muchas horas al día y en días continuados. Elige un rincón protegido.

2.- Aunque no tengas documentos que imprimir, por lo menos un par de veces a la semana imprime una hoja de prueba.

3.- Si vas a estar tiempo sin imprimir, como en vacaciones, saca el cartucho y mételo en una bolsita tipo fill con el cabezal protegido con su tapa. En lugar fresco.

Ahora sí. Si no has llevado a término las acciones anteriormente descritas y te encuentras con un cartucho de tinta seco, esto es lo que tendrás que hacer para recuperarlo;

a) Coge un recipiente tipo tupperware o similar y llénalo con agua tibia tirando a caliente. Moja ligeramente el cabezal (por donde sale la tinta) y a continuación repósalo sobre unas toallitas de papel o un Kleenex. Repite este ejercicio un par de veces. Luego sécalo bien, mételo en la impresora e imprime una pág de prueba.

b) Otra manera es la utilizar una pequeña aspiradora de mano. Con el cartucho mirando en posición vertical (como si estuviera en la impresora) sujétalo con la mano mientras apuntas con el pequeño aspirador a la zona trasera y limpia los restos con un kleenex o toallita.

c) Finalmente revisa la tipología de tu cartucho, si tienes un cartucho de esponja o de cabeza abierta y has puesto en práctica alguno de los dos consejos anteriores pero todavía no funciona, el cartucho está muerto. La tinta se secó y se endureció a tal punto que es imposible salvar el cartucho. Si el cabezal es electrónico puede que utilizando alguno de estos métodos no funcione. Si no consigues imprimir, no has podido salvar el cartucho.

Esperemos que os hayan servido nuestras indicaciones. Si te gustó, recomienda!