El tóner, cómo cuidarlo

El tóner es una de las partes más importantes en los sistemas de impresión láser. Como ya sabéis se trata de un polvo fino, normalmente de un color negro que se fija al papel mediante atracción electrostática o magnetografía.

Aunque en general tendemos a llamar tóner a toda la pieza que la compone la tinta en polvo, el depósito, la cuchilla limpiadora, el chip del tóner, el depósito de tóner desperdiciado, el rodillo de carga primaria, el cilindro imantado y la unidad de cilindro.

El cuidado del tóner es esencial para el correcto funcionamiento de la impresora láser y de todo el sistema. Se trata de una pieza frágil, aunque pueda parecer lo contrario. Los movimientos bruscos pueden poner en peligro la marcha del sistema.

Para cuidar un tóner a la hora de manipularlo para colocarlo has de hacerlo con cuidado. Retira la protección y colócalo siguiendo al pie de la letra las instrucciones.

A la hora del mantenimiento y limpieza debes retirarlo con cuidado y colocarlo sobre una hoja en blanco. Intenta aspirar con un aspirador de escritorio todos los restos que tenga el tóner y si hay algún papel que pueda entorpecer su labor retíralo.

IMPORTANTE: cuando veas que el tóner va perdiendo capacidad y que los caracteres salen con menos color y más apagados, no intentes agitar de forma brusca el tóner para conseguir que las copias salgan mejor. Es una manera muy habitual por la que el tóner se estropea.

Y finalmente, si quieres cuidar tu tóner tienes que protegerlo de los factores externos que pueden dañarlo como las fuentes de calor excesivas y los líquidos que pueden evitar su correcto funcionamiento.

Aquí tienes una relación de los mejores tóner para tus impresoras láser, si eres de los que gusta de imprimir rápido, y con calidad te servirán todos.

Ventajas de un cartucho XL

En la entrada de hoy vamos a explicaros las ventajas de un cartucho XL, que lo son sobre todo si eres de los que imprime muchos documentos en espacios de tiempo no muy prolongados.

La diferencia de un cartucho XL con uno normal es la capacidad de tinta que tiene el depósito del cartucho. Lo normal es que un cartucho disponga de una capacidad de entorno a 12 ml de tinta (aunque hay alguno de apenas 6 ml, según el fabricante). Mientras, lo normal es que los grandes se vayan a los 20 ml de capacidad siendo esta una de las ventajas de un cartucho XL.

Si trabajas en una oficina, un despacho o en un hogar donde haya dos o más estudiantes se recomienda contar con un cartucho de estas dimensiones.

Uno de los mejores ejemplos que tenemos para ilustrar esta entrada es el del cartucho compatible HP Deskjet negro nº21XL. Con él se pueden imprimir hasta 600 páginas con uno de los mejores acabados en impresoras de inyección de tinta.

Los test realizados y el volumen de ventas de este compatible determinan que independientemente de la calidad, que la tiene, una de las principales ventajas del cartucho XL

Además de responder con rendimiento, el precio es otro factor añadido a la hora de destacar este formato. Y si es un compatible, muchísimo mejor y más ventajoso. Se calcula que el coste por copia en un original, concretamente en este modelo, está entorno a 2,6 cts. Mientras, el coste por copia en el cartucho compatible HP Deskjet negro nº21XL es de 1,4 cts. Un 50% más barato.

Finalmente, es recomendable que si en tu hogar imprimes con poca frecuencia acudas a cartuchos de menos capacidad. Así evitarás los problemas que pueden surgir de la tinta que se seca por falta de uso y economizarás también mejor con tus copias.

 

Imprimiendo con láser

Esta semana hemos dedicado en nuestras redes sociales a hablar de la vida imprimiendo con láser. Algunos detalles curiosos, historia y otros elementos que explican mejor este sistema de impresión.

Imprimiendo con láser podría ser el título de un documental, pero lejos de que sea así queremos daros algunos datos curiosos sobre ello.

El creador de este sistema fue Gary Starkweather (no, no es de la casa Stark) allá por la década de los 70, y se comercializó por primera vez en el año 77. Es un dispositivo simple; se trata de un tambor fotoconductor unido a un depósito de tóner y un haz de láser modulado y proyectado por un disco hacia dicho tambor. Cuando el disco gira, se provoca un barrido del láser sobre el tambor quedando ionizadas las zonas sobre las que incide y atrayendo en el interior del toner el polvo ionizado. Luego el tambor entra en contacto con el papel y…voilà! impregna el polvo en las zonas correspondientes, que luego se fija mediante el calor y la presión.

Que imprimiendo con láser tus impresiones van a resultar más eficientes que con el sistema de tinta es una realidad, porque son de muy alta calidad a una velocidad importante medida en términos de páginas por minuto.

Si seguimos hablando de la historia de la impresora láser, hay que atribuir a HP la incorporación del fusor instantáneo. ¿Qué es? pues es una tecnología que sustituye la lámpara halógena por el calentador cerámico eliminando diferencias de aire entre los cilindros mecánicos y el dispositivo de calentamiento. Esto implica que después de implantarse, imprimiendo con láser se obtiene aún más velocidad de impresión y economiza el consumo eléctrico.

Otra de las diferencias que encuentras imprimiendo con láser es que es un sistema más silencioso al no utilizar ventiladores para enfriar. También ahorra dinero por su bajo consumo eléctrico.

Finalmente, otra de las ventajas de disfrutar imprimiendo con láser es la precisión de los textos, la alineación, la definición de los caracteres y la inexistencia de borrones y manchas. Además, con los consumibles compatibles el precio ha dejado de ser un handicap ya que son hasta un 60% más baratos que los originales.

¿Has aprendido algo más sobre la impresión láser? Comparte si te gustó ;)