¿En qué debo pensar a la hora de adquirir una impresora económica, en el precio de la impresora o en el precio de la tinta que utiliza?

Es posible que hayas escuchado mil veces en diferentes lugares aquello de que “me salen más caros los cartuchos de tinta que comprar una impresora nueva” con cierto tono de frustración, y puede que te estés acordando de ello si ha llegado la hora de tomar la decisión de hacerte con una impresora, bien sea para tu casa o para un negocio.

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de plantearte la compra de una impresora es cuáles son tus necesidades. Parece lógico que el precio no será el mismo si una impresora simplemente realiza la función de imprimir o si también realiza funciones de escáner, fax, incluye wifi o tecnología bluetooth para realizar impresiones remotas, etc… pero de todo esto hablaremos en otra ocasión.

Otro de los puntos importantes que debemos valorar es si nuestra impresora solo necesitará imprimir en blanco y negro o también a color, ya que, aunque esto no supone una diferencia notoria en el precio de la impresora, sí que va a suponer una diferencia sustancial en el precio de los tóner o cartuchos. Una impresora a color utiliza cuatro colores que se irán consumiendo de manera desigual dependiendo de las imágenes y documentos, mientras que una impresora monocromo utiliza un único color, el negro.

Una vez que tenemos claras nuestras necesidades en cuanto a requisitos que debe cumplir nuestra impresora, podemos empezar a comparar precios de los consumibles de cada uno de los modelos.

Mientras que el precio de las impresoras domésticas puede oscilar entre marcas y modelos de unos 30/35€ a unos 80/90€, el precio de los consumibles puede variar de los 8/9€ hasta los 40/50€ en modelos más exclusivos, sin hablar de las impresoras industriales.

Es por eso que hay que mirar detenidamente el tipo de cartucho que utiliza cada impresora antes de tomar una decisión de la que nos podamos arrepentir. En ese sentido, comprar una impresora que permita cartuchos XL o de gran capacidad nos puede suponer un ahorro de un 25% al utilizar este tipo de cartuchos.

En la mayoría de ocasiones, el negocio de los fabricantes de impresoras no es ganar el dinero con la venta de la máquina, sino con los consumibles. Es por eso que en comparación el gasto en la impresora parezca ridículo.

blog*Ejemplo de precio impresora estándar HP con sus consumibles originales.

A pesar de todo, el uso de tóner y cartuchos compatibles de marcas como Rec-line puede suponerte un ahorro de hasta un 50/60% en la compra de tinta para tu impresora. Además, este tipo de cartuchos se fabrican a partir de cartuchos reciclados, por lo que estarías ayudando a reducir el impacto medioambiental de tus acciones. Son gestos que no afectan al precio y que suponen un gran avance en la lucha contra el cambio climático.

Como recomendación final a la hora de buscar una impresora que resulte económica a medio/largo plazo:  1. Tener muy claras las necesidades que tenemos y el uso que nos va a dar la impresora y  2. Prestar atención sobre todo al precio de los consumibles, ya que será el gasto más importante al que tengamos que enfrentarnos a corto-largo plazo.