¿Es lo mismo hablar de un cartucho de tinta y de un tóner?

Es común utilizarlos como sinónimos a la hora de hablar, pero la realidad es que son dos productos completamente diferentes. Aunque ambos se usan dentro de las impresoras para conseguir imprimir nuestros documentos o fotografías, si no elegimos bien el que corresponde a nuestra impresora no conseguiremos que ésta funcione.

Para empezar, debemos diferenciar entre dos tipos distintos de impresoras: las impresoras de inyección de tinta, que utilizan cartuchos de tinta, y las impresoras láser, que usan los de tóner.

Una de las principales diferencias que encontramos entre estos dos productos es el formato de su contenido ya que mientras que la tinta es un líquido,  el tóner es un polvo. De esta forma, el proceso de impresión que siguen las impresoras de inyección de tinta y las impresoras láser deberá ser sustancialmente diferente.

Las impresoras de inyección de tinta utilizan un sistema similar al de una máquina de escribir aplicando la tinta directamente sobre el papel a través de una serie de boquillas diminutas, sin embargo, el proceso de impresión en las impresoras láser es algo más complejo aplicando una serie de campos electromagnéticos para conseguir que el tóner se ubique en las zonas deseadas, previamente marcadas por un preciso láser, y posteriormente aplicando calor para fundir las partículas con el papel y conseguir el resultado final.

Debido a estas diferencias en el proceso de impresión las impresoras láser son sustancialmente más rápidas y precisas que las de inyección de tinta. Sin embargo, éstas últimas son más fáciles de mantener y significativamente más económicas, además de que existen impresoras de inyección de tinta capaces de realizar impresiones de muy alta calidad. Por otro lado, los cartuchos de tóner nos servirán para realizar muchas más copias, en torno a 5 veces más que los cartuchos de tinta.

Desde Rec-line recomendamos tener en cuenta el uso que le daremos a la impresora antes de decidirnos por un modelo o incluso por un tipo, considerando las opciones que nos ofrece cada una y eligiendo la que más se ajuste a nuestras necesidades.