El cuidado del cartucho de tinta

Al igual que hace unas semanas hemos escrito sobre cómo podemos cuidar correctamente de nuestro tóner en una impresora de inyección de tinta, hoy lo vamos a hacer para el cartucho de tinta.

Lo fundamental para que un cartucho de tinta dure mucho tiempo y pueda ofrecer el rendimiento por páginas impresas esperado es que se le cuide como debe. Con estos tips esperamos ayudarte a conseguirlo:

Conserva el cartucho en un lugar ajeno a temperaturas extremas. Es decir, que la impresora no esté expuesta a fuentes de calor como radiadores o junto a la ventana donde incida mucho el sol. Tanto el calor como el frío son malos compañeros de viaje del cartucho.

No pases largas temporadas sin imprimir. Y si va a ser así, saca el cartucho de la impresora, guárdalo en una bolsa al vacío y protege su cabezal. Así evitaremos que se seque. Si el tiempo que pasa es una semana entre impresión e impresión, no hace falta que lo guardes; imprime una página de prueba cada tres días para que el cartucho tenga actividad y no tenga el problema de que se seque el cabezal.

Limpia el cartucho de vez en cuando. En una tapa de bote de conserva echa agua tibia e introduce el cabezal para posteriormente limpiarlo con un papel seco y con suaves toques. Así eliminas pequeños restos que puedan entorpecer tus impresiones.

Alinea correctamente el cartucho cada cierto tiempo, con esto conseguirás mejores impresiones sin que se descentren las líneas. Y, además, cuando veas que se vaya terminando su nivel de tinta no lo golpees ni lo sacudas esperando que te de más de lo que le queda, ¡así lo estropeas del todo!

Esperamos que te hayan servido. Si tienes cualquier duda sobre este tema o cualquier otro relacionado con la impresión o impresoras no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Medio ambiente & compatibles

En esta ocasión queremos profundizar en la importancia del cuidado del medio ambiente gracias al proceso de fabricación de cartuchos y tóner compatibles.

La mayoría de los materiales con los que se fabrican muchos de los consumibles de informática hoy en día resultan tóxicos y perjudiciales para el medio ambiente. Por ello trata de potenciarse el reciclaje como herramienta fundamental para el cuidado del entorno.

Los cartuchos y tóner compatibles salen al mercado después de un proceso de fabricación limpio y sin apenas residuos, no consumiendo recursos naturales procedentes del medio ambiente y cumpliendo toda la normativa tanto de calidad como medioambiental.

Para fabricar un cartucho de tinta se necesitan aproximadamente dos litros de petróleo y derivados para elaborar todas las piezas que lo componen. En el proceso de fabricación de un compatible no, y además trata de aprovecharse el máximo posible la estructura del mismo.

Por si fuera poco, en este proceso tratan de mejorarse las capacidades del cartuchos y tóner originales dotándoles de un mayor número de imprimaciones y también optimizando sus características de origen.

Se calcula que aproximadamente los usuarios de productos informáticos y consumibles apenas reciclan el 30% de todo el material que utilizan. Es muy poco teniendo en cuenta las cantidades que se mueven en el mercado, incluyendo los cartuchos y tóner. El nivel de concienciación tiene que ser mucho mayor para poder evitar desastres y liberar productos tóxicos que degraden los ecosistemas.

Existen puntos específicos de reciclaje para casi todos los componentes y también, como no podía ser de otra forma, para cartuchos y tóner. De esta manera se puede continuar con un proceso de remanufacturación que permita a los compatibles seguir cuidando la salud del planeta.

Y tú, ¿eres de los que se apunta a reciclar y a cuidar el mundo en el que vives? ¡Hazlo con nosotros!

Ventajas de un cartucho XL

En la entrada de hoy vamos a explicaros las ventajas de un cartucho XL, que lo son sobre todo si eres de los que imprime muchos documentos en espacios de tiempo no muy prolongados.

La diferencia de un cartucho XL con uno normal es la capacidad de tinta que tiene el depósito del cartucho. Lo normal es que un cartucho disponga de una capacidad de entorno a 12 ml de tinta (aunque hay alguno de apenas 6 ml, según el fabricante). Mientras, lo normal es que los grandes se vayan a los 20 ml de capacidad siendo esta una de las ventajas de un cartucho XL.

Si trabajas en una oficina, un despacho o en un hogar donde haya dos o más estudiantes se recomienda contar con un cartucho de estas dimensiones.

Uno de los mejores ejemplos que tenemos para ilustrar esta entrada es el del cartucho compatible HP Deskjet negro nº21XL. Con él se pueden imprimir hasta 600 páginas con uno de los mejores acabados en impresoras de inyección de tinta.

Los test realizados y el volumen de ventas de este compatible determinan que independientemente de la calidad, que la tiene, una de las principales ventajas del cartucho XL

Además de responder con rendimiento, el precio es otro factor añadido a la hora de destacar este formato. Y si es un compatible, muchísimo mejor y más ventajoso. Se calcula que el coste por copia en un original, concretamente en este modelo, está entorno a 2,6 cts. Mientras, el coste por copia en el cartucho compatible HP Deskjet negro nº21XL es de 1,4 cts. Un 50% más barato.

Finalmente, es recomendable que si en tu hogar imprimes con poca frecuencia acudas a cartuchos de menos capacidad. Así evitarás los problemas que pueden surgir de la tinta que se seca por falta de uso y economizarás también mejor con tus copias.

 

Cartucho compatible, ¿porqué sí?

La venta del cartucho compatible está subiendo como la espuma. ¿Porqué? Es sencillo, cada vez hay más información sobre ello y pueden consultarse muchas de las características que los hacen tan atractivos.

El cartucho compatible está manufacturado por empresas distintas a los fabricantes originales pero preservando intactas todas las calidades y características del original.

Esto significa que la garantía de funcionamiento es la misma, ya que cumple con todos los estándares de calidad que se les exige. ¿Y qué se le debe exigir a un cartucho compatible?

Rendimiento. En algunos casos incluso es capaz de mejorar al original. No se producen borrones, tachones y, dependiendo del modelo, es capaz de soportar altas velocidades de impresión.

-Capacidad. Este es un punto que cada vez mejoran más a los originales. El depósito de tinta supera en muchos casos al depósito del original, por lo que el número de copias que pueden sacarse con el cartucho compatible es mayor.

-Compatibilidad. En este punto es importante conocer a la perfección el modelo de impresora que tenemos con el fin de utilizar el cartucho compatible adecuado. se ha demostrado que el 90% de los problemas que existían de compatibilidad se debía a errores a la hora de reconocer el modelo de impresora por parte del usuario.

-Precio. No es algo que se le deba exigir, pero viene de serie. Es una ventaja competitiva muy importante puesto que a las tres cualidades anteriores se le suma la ventaja del ahorro. Hasta un 60% más barato puede resultar un cartucho compatible frente al original.

El mantenimiento es el mismo que tendría cualquier cartucho original. Conviene alejarlos de las fuentes de calor extremo y tratar de imprimir en cortos espacios de tiempo. Para largos períodos de inactividad, protegerlo en una bolsa de cierre hermético con el cabezal tapado.

¿Te ha parecido interesante? Sigue este y otros temas en el blog de Rec-line

¿Porqué elegir un cartucho compatible?

Son muchas las veces que te has preguntado el porqué imprimir con un cartucho compatible. Nosotros, desde Rec-line, tenemos una pila de razones por las que puedes confiar en el cartucho compatible.

La primera de ella es por la garantía de compatibilidad. El cartucho compatible que encontrarás en Rec-Line es un cartucho que cumple con toda la normativa en cuestiones de calidad. Por ello, si no cumple los estándares fijados de compatibilidad, no pasa el corte. Apunta bien el modelo de impresora y el modelo de cartucho que utiliza, dirígete a cualquiera de nuestros distribuidores y  pídenoslo.

La garantía de calidad también asegura un rendimiento óptimo del cartucho respetando el número de copias que se sacarían con uno original. No es cierta la leyenda que corre acerca de que los cartuchos compatibles no emiten el mismo número de copias que el original. La capacidad del depósito de tinta es la misma, y se le puede aplicar las mismas medidas de ahorro en impresión como tipos de fuente o calidad de borrador.

Otra de las razones por las que confiar en un cartucho compatible es por una cuestión de ahorro. El coste de un cartucho compatible llega a ser de hasta un 60% menor que el de uno original. El motivo no es otro que la reutilización de materiales para el producto final, lo que ahorra costes de producción.

Y finalmente, acudimos al aspecto ecológico. Cuando compras un cartucho compatible estás apoyando el reciclaje puesto que todos los productos compatibles provienen de la remanufacturación. No tires tus cartuchos, con ello estamos haciendo una labor muy importante cuidando del medio ambiente.

Si tienes más dudas sobre cartuchos compatibles, entra en Rec-Line e infórmate o llámanos. Te esperamos!!

Impresión 3D vs impresión convencional

En plena era de la explosión en la impresión 3D, nos gustaría dar un punto de vista que pretenda aclarar las ventajas y aplicaciones de uno y otro sistema. Si bien el futuro de la impresión parece que va encaminado al 3D, no conviene olvidar el peso y la importancia que también en el futuro seguirá teniendo la impresión convencional.

La impresión 3D es un modelo de impresión espacial en el que mediante unos patrones tridimensionales indicamos al equipo que elabore la figura o la pieza diseñada en el programa. Se utilizan distintos materiales para poder imprimir en función del tipo de impresora 3D y también en función del uso.

La principal diferencia es que estas impresoras, de momento, no imprimen de manera convencional. Y ahí es donde entran las impresoras más habituales. La tinta o el láser siguen siendo necesarias en tanto en cuanto se sigue teniendo la necesidad de imprimir documentos en papel.

Las aplicaciones de las impresoras 3D son infinitas. Ya conocemos que se pueden imprimir piezas, pero tenemos noticias de coches enteros y de casas fabricadas con esta tecnología. También sabemos que existen impresoras 3D de comida con las que se han imprimido postres o pizzas con materiales comestibles y adaptados a estas máquinas. Y llegando más lejos aún, se están diseñando e imprimiendo partes del cuerpo humano con el fin de utilizarlas en trasplantes.

A pesar de que, sin embargo, las aplicaciones de la impresión convencional son más reducidas siguen existiendo muchas que no pueden ser sustituidas y que no las realizan las impresoras 3D. La burocracia sigue manejándose con documentos impresos, al igual que los distintos manuales de instrucciones de cualquier aparato que compremos, por poner dos ejemplos. Los libros se seguirán imprimiendo, la prensa… a medio y largo plazo la digitalización global de documentos tiene aún un trecho grande que recorrer. Incluso la fotografía se sigue imprimiendo en sistemas convencionales de impresión.

El coste de una impresora 3D, aunque existe ya el low cost en ese sector, sigue siendo elevado. Los recambios y consumibles exactamente igual puesto que se trata de materiales más caros y que se necesitan en mayores cantidades.

En el otro extremo, los precios de las impresoras convencionales y multifunción siguen bajando y manteniéndose muy atractivos. Los consumibles viven una época de esplendor bajo el paraguas de los compatibles que han conseguido reducir hasta el 50% el precio tanto de tóner como de cartuchos.

En resumen, dos sistemas muy distintos pero que conviven perfectamente. Necesidades diferentes, acciones distintas y muchos clientes que cada vez comprenden más que la evolución no está reñida con lo tradicional y que sistemas de impresión convencionales siguen y seguirán teniendo la misma aceptación aún con el auge de un sistema tan impresionante como el 3D.

Consejos para una impresión eficiente

Existen muchas maneras de ser eficiente a la hora de imprimir. A continuación vamos a exponeros algunas de ellas con el fin de que, además de respetar el medio ambiente, consigamos que nuestros bolsillos no se resientan demasiado. Eficiencia medioambiental y eficiencia económica, dos conceptos cada vez más ligados en el mundo empresarial y doméstico hoy en día.

Para empezar, deshazte de tu impresora antigua. Si es muy antigua, claro. Los modelos de impresora de nueva generación vienen con funciones implementadas de impresión económica y de máximo aprovechamiento de los consumibles ya sea en forma de cartucho de tinta o de tóner. Si la nueva impresora dispone de un certificado Energy Star, significa que puedes estar tranquilo porque cumple con todos los requisitos de impresión económica y colaboración medioambiental.

Revisa bien todas las características que posee tu impresora en temas de impresión eficiente. Hay modos que permiten imprimir con mucha menos tinta y configuraciones de margen de texto que, marcadas, también contribuyen a una impresión mejor. Selecciona la resolución correcta, regula la carga de tinta y utiliza la impresión en modo borrador.

IMPRIMIR EFICIENTE REC-LINE

Recicla, reutiliza. Hay dos gestos que convierten una impresión normal en una impresión ecológica; el uso de papel reciclado y el uso de cartuchos/tóner compatibles. Utilizando papel reciclado colaboras con la reducción de la tala de árboles y al imprimir con cartuchos compatibles estás utilizando cartuchos remanufacturados que sirven para nuevos usos. Cada cartucho de nueva fabricación son dos litros de petróleo empleados por lo que colaboramos de manera activa con el medio ambiente.

Finalmente, un consejo relacionado con las fuentes. Existen multitud de fuentes para que la impresión resulte más eficiente. Más delgadas, con menos contorno y que permiten un mejor aprovechamiento de la tinta. Entre ellas se encuentra Ecofont, que es una fuente cuyas letras están microperforadas y reduce el consumo de tinta en casi un 50% respecto a cualquier otra. Al ojo humano parece imperceptible, pero si combinamos esta fuente con una impresión en borrador, en papel reciclado y utilizando cartucho compatible en una impresora de nueva generación, estaremos llevando a cabo el gesto más eficiente que se puede hacer en una impresión. ¿Recoges el guante?

Imprimir a distancia

Una de los aspectos que han hecho posible que la impresión sea hoy por hoy más sencillo y práctico son sin duda las app para imprimir.

Una de las más aclamadas por los usuarios debido a su capacidad para imprimir a distancia (con la impresora asociada) todo tipo de documentos desde un dispositivo Android es Google Cloud Print.

650_1200La facilidad que ofrece esta aplicación es que también es compatible con cualquier dispositivo que tenga Chrome instalado, incluido iOS (todos sabemos de la dificultad de Apple para compatibilizar según qué app y dispositivos) lo que supone una gran noticia. El único requisito para que tu impresora pueda imprimir a distancia con Cloud Print es que tenga conexión Wifi. Actualmente la mayoría de equipos multifunción ya disponen de ello por lo que resulta sencillo que sí lo sea. Para confirmar este punto, debes dirigirte a la web de Cloud Print y buscar en la pestaña Cloud Ready Printers tu modelo, ya que cada uno tiene unas instrucciones muy específicas.

Otra de las más conocidas e importantes es Printer Pro, que permite imprimir a distancia desde el iPhone y el iPad. Es para usar en el caso de que tu equipo no sea compatible con Air Print, la app de referencia de Apple en este sentido.

screen322x572                      


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con Printer Pro podrás imprimir todo tipo de documentos en cualquier impresora wifi o compartida en nuestra red. Tiene un diseño muy sencillo y un gran funcionamiento. Podrás descargarla desde aquí.

Las ventajas del cartucho compatible

En el mundo de las impresoras, los consumibles suponen un gasto más importante que el desembolso a la hora de comprar el sistema multifunción. Si tenemos en cuenta que las impresoras de inyección de tinta requieren una media de entre 3 y 5 cartuchos anuales, dependiendo el volumen de impresión, nos vamos a un presupuesto anual de entre 70-100€ en reposición de consumibles es probable que nuestra impresora costara esos 70 euros. Si además estimamos la vida útil de nuestra impresora en una media de 5 años, habremos gastado en consumibles entre cinco y siete veces más de lo que pagamos por ella.

Aunque pueda parecer una análisis demasiado superficial refleja perfectamente la importancia del gasto en consumibles para nuestros equipos de impresión.

Un cartucho compatible, fabricado para sustituir al de las marcas originales, es la solución más práctica para “ahorrar” consumiendo tinta. Utilizando técnicas relacionadas con la remanufacturación y el reciclaje, se regeneran cartuchos con una puesta en marcha óptima y con una calidad de impresión prácticamente idéntica al del original. Imprime el mismo número de páginas y tiene la misma duración, pero su precio es hasta un 50% menos que el del original.

En nuestro ejemplo anterior, al año la media sería de 40-60 euros anuales en gasto de consumibles compatibles. Una “pequeña” diferencia, ¿no?

Unknown

Otro de los aspectos que sensibilizan mucho a la hora de escoger un cartucho compatible es el componente medioambiental. Un cartucho tarda en biodegradarse más de 100 años, lo que significa que las sustancias químicas nocivas que lo componen se liberan de manera constante durante mucho, mucho tiempo. Por otro lado, el empleo de recursos naturales es importante. Se utilizan aproximadamente dos litros de petróleo en la fabricación de cada cartucho, con la consiguiente merma de los recursos naturales.

Con el reciclaje y remanufacturación de cartuchos estamos evitando que el impacto en el medioambiente sea mayor, estamos siendo eficientes con los recursos y también estamos siendo solidarios con el esfuerzo a la hora de depositar los viejos cartuchos en los lugares habilitados a tal efecto.

Finalmente hay que destacar que otra de las ventajas del cartucho compatible no es otra que la facilidad para poder encontrar el modelo de cartucho que se ajusta a cada impresora del mercado. No es sencillo encontrar determinados cartuchos para según que modelo de impresora más o menos actual, pero con el sistema de remanufacturación y reciclado la variedad es tan grande que se acaba encontrando el modelo que se precisa.

Así que ya sabes, compra compatibles!! Compra Rec-Line

Cómo arreglar correctamente un atasco de papel

Uno de los problemas más comunes que se les presenta a los usuarios de impresoras es el atasco de papel que se produce en la bandeja cuando lanzamos un documento para imprimir.

Los atascos de papel se producen por distintos motivos: desde que haya habido un atasco de papel anterior y no se desatascase correctamente el circuito hasta un un desgaste de los rodillos que empujan el papel y por eso no funcionen correctamente, pasando por un error de colocación del papel en la bandeja.

Antes que nada, tendremos que asegurarnos que el papel es del tamaño que puede soportar la impresora y que está situado correctamente en la bandeja, con los topes ajustando los laterales del mismo y en una posición totalmente recta y no torcida. El papel que entra mal es muy posible que se atasque así que debemos ser rigurosos con esto.

hqdefault

Una vez que el papel está colocado, si se produce un atasco en el proceso de impresión deberemos hacer lo siguiente;

  • Primero, cancelar la impresión del documento.
  • Segundo, pausar o apagar la impresora.
  • Tercero, abriremos la tapa para ver en qué estado se encuentra el atasco y porqué se ha producido.
  • Cuarto, si no se percibe claramente el atasco abriremos la tapa trasera de la impresora. En muchos casos por ahí encontraremos la solución.
  • Quinto, tiraremos muy lentamente del papel para retirarlo.
  • Sexto, si percibimos que el papel se ha roto y creemos que puede haber restos en el interior, desmontaremos con cuidado la carcasa para acceder a los sitios que no podríamos hacer si esta estuviese colocada.
  • Séptimo, limpiaremos todo el circuito y nos aseguraremos de que no existe papel en ninguna parte de la impresora.
  • Octavo, revisaremos los rodillos que empujan el papel para ver si estos están deteriorados. Como es un componente que no se ve, muchos atascos se producen por este motivo y no somos conscientes de ello.
  • Noveno, aprovechamos para limpiar con un cepillo de cerdas finas el interior de la impresora. Un mantenimiento preventivo nunca está de más.
  • Décimo, colocaremos de nuevo tanto carcasa como tapas y reiniciaremos la impresora con el fin de que vuelva a estar a punto.

Esperamos que estos tips os sirvan para solucionar un problema común en todas las impresoras del mundo, especialmente en las de inyección de tinta que es donde suelen darse la mayoría de los atascos. ¡Hasta otra!