Porqué fiarse de un compatible

Son muchas las preguntas que nos hacen sobre los compatibles y queremos despejar en esta entrada todas las dudas sobre porqué fiarse de un compatible.

En primer lugar, el proceso de fabricación de un compatible es absolutamente transparente y mantiene todas las características del consumible original. A nivel de chips, a nivel de capacidad -en muchos casos hasta más que la del original-, a nivel de rendimiento y a nivel de tecnología.

En cuanto a la precisión y calidad del producto, intactas. La precisión de los textos, la definición de líneas, la velocidad de impresión y otros parámetros que miden las calidades de las copias que salen por la impresora, son las mismas. Otra de las razones de porqué fiarse de un compatible.

Su precio más económico no es sinónimo de falta de calidad. Precisamente este precio obedece a que el proceso de remanufacturación ahorra muchos costes de producción que revierten directamente en el producto. Por ello vamos a encontrar cartuchos compatibles hasta un 60% más baratos, y tóner hasta un 50% más económicos que el original. Incluso, como ya hemos comentado antes, la capacidad de tinta puede ser hasta mayor en muchos casos ofreciendo más, por mucho menos.

Es por tanto, que el coste unitario de impresión sirve como razón adicional del porqué fiarse de un compatible. Al final, haciendo balance y economizando las impresiones con las opciones que dispone nuestra impresora, vamos a comprobar que cada documento que imprimimos es mucho más económico que el anterior.

Finalmente hay que destacar la compatibilidad. Si bien hace unos cuantos años los primeros consumibles podían dar algún problema de compatibilidades con la impresora, actualmente vienen preparados para que sirvan a los modelos que son compatibles con el sistema de impresión que se tenga. Incluso los chips actualizados ya forman parte del proceso de elaboración de los compatibles.

Los tres falsos mitos negativos de los cartuchos compatibles

UnknownCuando un producto funciona y es bueno para el usuario, existe una tendencia generalizada a desmitificarlo poniendo sus valores en negativo y tratando de hacer campañas que no se corresponden con la realidad.

Con el lanzamiento del cartucho compatible, que además de ser un producto de calidad es hasta un 60% más barato, se lanzaron ataques desde sectores defensores de los cartuchos originales y que intentaban dañar su imagen tachándolos de poco efectivos y perjudiciales para los equipos, entre otras cosas.

Rec-Line, después de cuidadosos procesos de calidad en la elaboración de sus cartuchos compatibles, puede desmitificar algunas falsas afirmaciones a los usuarios. Tres falsos mitos;

  • Dicen las malas lenguas que los cartuchos compatibles duran menos. FALSO. Los compatibles tienen la misma duración que un cartucho original siempre que se respeten las condiciones ambientales básicas para que no se seque. Igual que el original.
  • Otra de las cosas que se dicen de los compatibles es que rompen los chips de los equipos multifunción. FALSO. Lo único que puede ocurrir es que a algún cartucho compatible tarde en ser reconocido o que funcione sin ser reconocido. Eso implica que no podrás ver los niveles de tinta pero en ningún caso estropea o rompe las impresoras.
  • Los cartuchos compatibles son tan baratos porque son de peor calidad. FALSO. Los cartuchos compatibles vienen de un proceso de fabricación directamente relacionado con el reciclaje. Al no necesitar materiales para su elaboración, el proceso de fabricación permite reducir costes y por ello son más baratos.

Con esto esperamos arrojar luz sobre las dudas que de manera infundada se generan en los usuarios de cartuchos compatibles.

La evolución y el reciclaje permiten adaptar productos a las necesidades de los clientes que consumen cartuchos consumibles. Estamos más que preparados y autorizados para dar el mejor producto compatible para tu impresora como así lo demuestran los controles de calidad presentes en todos nuestros procesos.

Que no te den gato por liebre, nuestros consumibles son de primera!