Consejos para ahorrar gastos de impresión

Desde Rec-line queremos ayudarte con tu empresa y, por ello, en éste artículo te traemos unos útiles consejos para ahorrar gastos con la impresora.

Lo primero es elegir bien la impresora que más nos conviene ya que cada tipo tiene sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, si en tu empresa se realizan impresiones de pocas páginas pero frecuentes, seguramente la tinta sea la mejor opción ya que consume menos electricidad. Por el contrario, si el volumen de tus documentos es extenso sería más apropiada la tecnología láser por la eficiencia. Al elegir la impresora no es importante sólo el tipo, también sería interesante mirar el gasto energético que supone en reposo, ya que la mayoría de las impresoras permanecen encendidas las 24 horas.

En cuanto al ahorro en costes de papel hay muchas opciones: podemos reducir la calidad del papel para copias internas, reducir el peso del papel en algunas de las impresiones también nos puede ayudar a reducir gastos, y debemos tener en cuenta el uso de papel reciclado que además del ahorro en precio supone un beneficio para el medio ambiente.

Además podemos hacer impresiones a doble cara que nos ahorrará un 50% del papel que necesitemos o, también podemos imprimir varias páginas en una sola, ahorrando tanto tinta como papel.

Para optimizar el uso de tinta lo mejor es estudiar la tecnología de la impresora con detenimiento y elegir la impresora que mejores opciones de ahorro nos ofrezca.

Sin embargo, hay pequeños trucos que podemos aplicar para reducir el uso de tinta como, por ejemplo, elegir cuidadosamente la tipografía con la que redactamos nuestros documentos. Hay tipografías específicamente diseñadas para el ahorro de tinta, como la fuente ECOFONT. Si no nos convencen, podemos usar alguna de las fuentes consideradas normales que utilizan menos tinta que otras como la Garamond o la Courier.

Al igual que hacíamos con el papel, podemos jugar con las diferentes calidades de impresión que nos ofrece la impresora para ahorrar en tinta, al menos en las impresiones de documentos internos.

Para finalizar una serie de consejos generales que nos ayudarán a reducir gastos en tinta, papel y energía:

Revisa los documentos. La vista previa nos ayuda a reducir el número de impresiones erróneas al permitirnos observar cómo quedará el diseño de la impresión.

Imprime sólo lo que necesites. Por ejemplo, si imprimes una web, elimina la publicidad y otras cosas innecesarias antes de imprimir.

Imprime sólo lo imprescindible. Hay alternativas digitales al papel como pasar los documentos a pdf para poder revisarlos en libros electrónicos o tablets. También se pueden establecer cuotas de impresión para evitar el uso indiscriminado de este recurso y, a veces, es suficiente con tener que introducir una clave que nos demore lo suficiente para pararnos a pensar si lo que queremos imprimir es realmente necesario.