El cuidado del cartucho de tinta

Al igual que hace unas semanas hemos escrito sobre cómo podemos cuidar correctamente de nuestro tóner en una impresora de inyección de tinta, hoy lo vamos a hacer para el cartucho de tinta.

Lo fundamental para que un cartucho de tinta dure mucho tiempo y pueda ofrecer el rendimiento por páginas impresas esperado es que se le cuide como debe. Con estos tips esperamos ayudarte a conseguirlo:

Conserva el cartucho en un lugar ajeno a temperaturas extremas. Es decir, que la impresora no esté expuesta a fuentes de calor como radiadores o junto a la ventana donde incida mucho el sol. Tanto el calor como el frío son malos compañeros de viaje del cartucho.

No pases largas temporadas sin imprimir. Y si va a ser así, saca el cartucho de la impresora, guárdalo en una bolsa al vacío y protege su cabezal. Así evitaremos que se seque. Si el tiempo que pasa es una semana entre impresión e impresión, no hace falta que lo guardes; imprime una página de prueba cada tres días para que el cartucho tenga actividad y no tenga el problema de que se seque el cabezal.

Limpia el cartucho de vez en cuando. En una tapa de bote de conserva echa agua tibia e introduce el cabezal para posteriormente limpiarlo con un papel seco y con suaves toques. Así eliminas pequeños restos que puedan entorpecer tus impresiones.

Alinea correctamente el cartucho cada cierto tiempo, con esto conseguirás mejores impresiones sin que se descentren las líneas. Y, además, cuando veas que se vaya terminando su nivel de tinta no lo golpees ni lo sacudas esperando que te de más de lo que le queda, ¡así lo estropeas del todo!

Esperamos que te hayan servido. Si tienes cualquier duda sobre este tema o cualquier otro relacionado con la impresión o impresoras no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Ventajas de un cartucho XL

En la entrada de hoy vamos a explicaros las ventajas de un cartucho XL, que lo son sobre todo si eres de los que imprime muchos documentos en espacios de tiempo no muy prolongados.

La diferencia de un cartucho XL con uno normal es la capacidad de tinta que tiene el depósito del cartucho. Lo normal es que un cartucho disponga de una capacidad de entorno a 12 ml de tinta (aunque hay alguno de apenas 6 ml, según el fabricante). Mientras, lo normal es que los grandes se vayan a los 20 ml de capacidad siendo esta una de las ventajas de un cartucho XL.

Si trabajas en una oficina, un despacho o en un hogar donde haya dos o más estudiantes se recomienda contar con un cartucho de estas dimensiones.

Uno de los mejores ejemplos que tenemos para ilustrar esta entrada es el del cartucho compatible HP Deskjet negro nº21XL. Con él se pueden imprimir hasta 600 páginas con uno de los mejores acabados en impresoras de inyección de tinta.

Los test realizados y el volumen de ventas de este compatible determinan que independientemente de la calidad, que la tiene, una de las principales ventajas del cartucho XL

Además de responder con rendimiento, el precio es otro factor añadido a la hora de destacar este formato. Y si es un compatible, muchísimo mejor y más ventajoso. Se calcula que el coste por copia en un original, concretamente en este modelo, está entorno a 2,6 cts. Mientras, el coste por copia en el cartucho compatible HP Deskjet negro nº21XL es de 1,4 cts. Un 50% más barato.

Finalmente, es recomendable que si en tu hogar imprimes con poca frecuencia acudas a cartuchos de menos capacidad. Así evitarás los problemas que pueden surgir de la tinta que se seca por falta de uso y economizarás también mejor con tus copias.

 

Imprimiendo con láser

Esta semana hemos dedicado en nuestras redes sociales a hablar de la vida imprimiendo con láser. Algunos detalles curiosos, historia y otros elementos que explican mejor este sistema de impresión.

Imprimiendo con láser podría ser el título de un documental, pero lejos de que sea así queremos daros algunos datos curiosos sobre ello.

El creador de este sistema fue Gary Starkweather (no, no es de la casa Stark) allá por la década de los 70, y se comercializó por primera vez en el año 77. Es un dispositivo simple; se trata de un tambor fotoconductor unido a un depósito de tóner y un haz de láser modulado y proyectado por un disco hacia dicho tambor. Cuando el disco gira, se provoca un barrido del láser sobre el tambor quedando ionizadas las zonas sobre las que incide y atrayendo en el interior del toner el polvo ionizado. Luego el tambor entra en contacto con el papel y…voilà! impregna el polvo en las zonas correspondientes, que luego se fija mediante el calor y la presión.

Que imprimiendo con láser tus impresiones van a resultar más eficientes que con el sistema de tinta es una realidad, porque son de muy alta calidad a una velocidad importante medida en términos de páginas por minuto.

Si seguimos hablando de la historia de la impresora láser, hay que atribuir a HP la incorporación del fusor instantáneo. ¿Qué es? pues es una tecnología que sustituye la lámpara halógena por el calentador cerámico eliminando diferencias de aire entre los cilindros mecánicos y el dispositivo de calentamiento. Esto implica que después de implantarse, imprimiendo con láser se obtiene aún más velocidad de impresión y economiza el consumo eléctrico.

Otra de las diferencias que encuentras imprimiendo con láser es que es un sistema más silencioso al no utilizar ventiladores para enfriar. También ahorra dinero por su bajo consumo eléctrico.

Finalmente, otra de las ventajas de disfrutar imprimiendo con láser es la precisión de los textos, la alineación, la definición de los caracteres y la inexistencia de borrones y manchas. Además, con los consumibles compatibles el precio ha dejado de ser un handicap ya que son hasta un 60% más baratos que los originales.

¿Has aprendido algo más sobre la impresión láser? Comparte si te gustó ;)

¿Porqué es importante la seguridad en tu impresora?

Desde siempre, la conexión a internet está sujeta a una serie de riesgos que tenemos que tener controlados. Más aún si hablamos de empresas donde la información suele ser casi siempre confidencial y con documentos que hay que preservar en la más absoluta discreción.

En el entorno ofimático las impresoras conectadas a una red no dejan de ser una puerta de entrada a “invitados no deseados” si no se guardan las debidas precauciones. Por ello, los fabricantes están dedicando tiempo y recursos en evolucionar en el apartado de seguridad como recientemente ha demostrado HP con sus soluciones en JetAdvantage.

¿En qué consiste una buena seguridad? Además de imprimir sistemáticamente, que nuestro equipo sea productivo y rápido la seguridad es un elemento más a la hora de tener en cuenta en nuestro entorno de impresión. Estos nuevos sistemas protegen las impresiones de imágenes reduciendo al máximo el hackeo y sin que el equipo pierda rendimiento. Los fabricantes establecen centros de seguridad añadidos como soporte que aconsejan, realizan análisis e implantan políticas de seguridad mejoradas para ayudar a proteger la impresión. De hecho, en algunas impresoras, se han llegado a instalar 200 protocolos de seguridad distintos.

En los modelos más avanzados y que presentan display leds, se pueden visualizar los riesgos de forma automática. Se busca también reducir el riesgo por brechas de seguridad a la hora de imprimir y escanear en tus dispositivos, así como la evitar el acceso no autorizado a trabajos de impresión confidenciales con un cifrados de seguridad de al menos 256 bits.

En resumen, se trata de cerrar las nuevas vías que la evolución de los equipos de impresión en red abren a los molestos visitantes que pueden hacer de nuestra información privada un caldo de cultivo público.

¿Qué hacer cuando un cartucho de tinta se seca?

En la entrada de hoy vamos a comentar un problema muy común para usuarios con impresora de inyección de tinta y que no realizan demasiadas impresiones a lo largo del año; el cartucho seco.

Antes de comenzar con los consejos para recuperar un cartucho seco conviene recordar algunas acciones que os ayudarán a evitar este problema:

1.- Evitar que la impresora esté cerca de la exposición solar durante muchas horas al día y en días continuados. Elige un rincón protegido.

2.- Aunque no tengas documentos que imprimir, por lo menos un par de veces a la semana imprime una hoja de prueba.

3.- Si vas a estar tiempo sin imprimir, como en vacaciones, saca el cartucho y mételo en una bolsita tipo fill con el cabezal protegido con su tapa. En lugar fresco.

Ahora sí. Si no has llevado a término las acciones anteriormente descritas y te encuentras con un cartucho de tinta seco, esto es lo que tendrás que hacer para recuperarlo;

a) Coge un recipiente tipo tupperware o similar y llénalo con agua tibia tirando a caliente. Moja ligeramente el cabezal (por donde sale la tinta) y a continuación repósalo sobre unas toallitas de papel o un Kleenex. Repite este ejercicio un par de veces. Luego sécalo bien, mételo en la impresora e imprime una pág de prueba.

b) Otra manera es la utilizar una pequeña aspiradora de mano. Con el cartucho mirando en posición vertical (como si estuviera en la impresora) sujétalo con la mano mientras apuntas con el pequeño aspirador a la zona trasera y limpia los restos con un kleenex o toallita.

c) Finalmente revisa la tipología de tu cartucho, si tienes un cartucho de esponja o de cabeza abierta y has puesto en práctica alguno de los dos consejos anteriores pero todavía no funciona, el cartucho está muerto. La tinta se secó y se endureció a tal punto que es imposible salvar el cartucho. Si el cabezal es electrónico puede que utilizando alguno de estos métodos no funcione. Si no consigues imprimir, no has podido salvar el cartucho.

Esperemos que os hayan servido nuestras indicaciones. Si te gustó, recomienda!

Impresión 3D vs impresión convencional

En plena era de la explosión en la impresión 3D, nos gustaría dar un punto de vista que pretenda aclarar las ventajas y aplicaciones de uno y otro sistema. Si bien el futuro de la impresión parece que va encaminado al 3D, no conviene olvidar el peso y la importancia que también en el futuro seguirá teniendo la impresión convencional.

La impresión 3D es un modelo de impresión espacial en el que mediante unos patrones tridimensionales indicamos al equipo que elabore la figura o la pieza diseñada en el programa. Se utilizan distintos materiales para poder imprimir en función del tipo de impresora 3D y también en función del uso.

La principal diferencia es que estas impresoras, de momento, no imprimen de manera convencional. Y ahí es donde entran las impresoras más habituales. La tinta o el láser siguen siendo necesarias en tanto en cuanto se sigue teniendo la necesidad de imprimir documentos en papel.

Las aplicaciones de las impresoras 3D son infinitas. Ya conocemos que se pueden imprimir piezas, pero tenemos noticias de coches enteros y de casas fabricadas con esta tecnología. También sabemos que existen impresoras 3D de comida con las que se han imprimido postres o pizzas con materiales comestibles y adaptados a estas máquinas. Y llegando más lejos aún, se están diseñando e imprimiendo partes del cuerpo humano con el fin de utilizarlas en trasplantes.

A pesar de que, sin embargo, las aplicaciones de la impresión convencional son más reducidas siguen existiendo muchas que no pueden ser sustituidas y que no las realizan las impresoras 3D. La burocracia sigue manejándose con documentos impresos, al igual que los distintos manuales de instrucciones de cualquier aparato que compremos, por poner dos ejemplos. Los libros se seguirán imprimiendo, la prensa… a medio y largo plazo la digitalización global de documentos tiene aún un trecho grande que recorrer. Incluso la fotografía se sigue imprimiendo en sistemas convencionales de impresión.

El coste de una impresora 3D, aunque existe ya el low cost en ese sector, sigue siendo elevado. Los recambios y consumibles exactamente igual puesto que se trata de materiales más caros y que se necesitan en mayores cantidades.

En el otro extremo, los precios de las impresoras convencionales y multifunción siguen bajando y manteniéndose muy atractivos. Los consumibles viven una época de esplendor bajo el paraguas de los compatibles que han conseguido reducir hasta el 50% el precio tanto de tóner como de cartuchos.

En resumen, dos sistemas muy distintos pero que conviven perfectamente. Necesidades diferentes, acciones distintas y muchos clientes que cada vez comprenden más que la evolución no está reñida con lo tradicional y que sistemas de impresión convencionales siguen y seguirán teniendo la misma aceptación aún con el auge de un sistema tan impresionante como el 3D.

¿Qué es un sistema de impresión continuo de tinta?

Seguro que en muchas ocasiones habréis escuchado que dentro de los sistemas de impresión de tinta existe la opción de los cartuchos y otra menos habitual pero no por ello menos importante; el sistema continuo de tinta.

Este sistema, a diferencia del cartucho, requiere de un mantenimiento y una limpieza mucho mayor en el caso de que se dañe el cabezal. Se compone de unos depósitos de tinta en negro y otros colores como el rosa, amarillo y azul que a su vez se conectan con una serie de manguitos al dispositivo que envía la tinta al cabezal de impresión.

Actualmente, la empresa que más explota este tipo de sistema es Epson pero otras como Canon o HP ya han empezado. Ésta última incorpora depósitos y mangueras en impresoras especialmente grandes.

Las ventajas de este sistema son varias;

-Por un lado, se puede imprimir un gran número de hojas de manera ininterrumpida.

– Por otro, el cambio de cartucho como tal se reduce drásticamente aunque es cierto que los depósitos suelen ser más caros que el cartucho convencional.

– Al admitir recargas de tinta de manera ilimitada (sólo hasta fin de vida del cartucho), se ahorra en costes.

Las desventajas que podemos encontrarnos son;

– Pueden presentarse obstrucciones en las mangueras de alimentación, lo que conlleva una limpieza adicional del equipo.

– Si no se utiliza la impresora con regularidad, se pueden obstruir los cabezales de impresión. Al menos se debe imprimir tres veces por semana.

– No se puede mover la impresora de lugar por el riesgo a que entre aire en las mangueras y se obstruya el sistema.

– La calidad de la impresión no es la misma que con la del cartucho, pero mantiene los estándares mínimos de calidad sin problema.

Esperamos que este post te haya ayudado a entender algo más del sistema de impresión contínua. Coméntanos tus dudas!

Cómo manejarse correctamente con el tóner y el polvo de tóner

El cuidado del tóner es una de las partes más importantes del mantenimiento de una impresora láser. La limpieza de los equipos es un factor decisivo a la hora de ampliar su vida útil, pero no pasa solo por limpiar la carcasa exterior sino que uno de los elementos de más valor -el tóner- se debe convertir en protagonista del proceso de cuidados especiales.

Es importante en primer lugar no abrir tóner y de la misma manera hay que evitar el sacudirlo, algo que se hace especialmente cuando notamos los primeros problemas por falta de tinta. El riesgo de este mal gesto supone llenar de polvo el interior de la impresora y, además, el manchar nuestra ropa con una sustancia difícil de eliminar si no se actúa rápido.

Los controles de temperatura y humedad son importantes, pero sin obsesionarse. Hay que tratar de mantener los tóner sin utilizar o los equipos en ambientes con no demasiada luz ni temperatura. Algunos componentes del tóner son fotosensibles y hay que tener especial cuidado de no exponerlos demasiado.

Evitar los golpes del tóner cuando se transporte o cuando se vaya a colocar. Está compuesto por piezas muy sensibles que pueden soltarse al menor golpe. Hay que tratarlo de manera delicada pero igual que dijimos antes, sin obsesionarse.

POLVO DE TONER RECLINE

Si durante el proceso de manejo del tóner a la hora de cambiarlo, limpiarlo o simplemente al retirarlo para limpiar el equipo se produce un derramamiento de polvo de tóner, seguid estas pautas;

Para las manos, rápidamente agua tibia y jabón. Remedio de toda la vida y efectivo cuando el polvo entra en contacto con la piel.

– Si cae en la ropa, no intentes quitártelo frotándolo con las manos porque lo extenderás más y serás poco efectivo. Hazte con un cepillo y frótalo de manera rápida y fuerte. Si usas líquido o quitamanchas y frotas con una servilleta, harás que penetre aún más y eliminarlo se convertirá en una dura prueba.

– Sin embargo, un trapo y agua fría es estupendo si se ha derramado en el suelo ya que aspirarlo puede producir el efecto contrario, y es que se esparza aún más.

Esperamos que estos pequeños tips de cuidado en el manejo del tóner puedan ser de vuestra ayuda!!