¿Sustituirá la impresión 3D a la impresión convencional?

En plena efervescencia tecnológica y auge de la impresión 3D, en el sector de la impresión convencional todo el mundo se pregunta: ¿es el fin?

La respuesta es sencilla: NO. Las razones para realizar esta categórica afirmación se encuentran en varios puntos que tienen que ver con las distintas utilidades de uno y otro sistema, los costes, y la viabilidad a la hora de imprimir documentos.

En primer lugar, las impresiones con cartucho de tinta y tóner van a seguir existiendo en el medio y largo plazo. La utilidad de la impresora multifunción, claramente orientada y posicionada para entornos de hogar y ofimáticos, no es otra que la poder obtener los documentos deseados en papel. Por otro lado, la impresora 3D tiene una vocación claramente distinta y lo que pretende es ser el vehículo para copiar o diseñar objetos, piezas y elementos con volumen. Dos sistemas, dos utilidades diferentes. No vienen a sustituirse sino a complementarse.

IMPRESION CONVENCIONAL RECLINE

Hay que tener en cuenta otro aspecto importante a la hora de afirmar el porqué la impresión 3D no va a sustituir a largo plazo a la convencional y no es otro que los costes. Tanto el coste de adquisición de un equipo de impresión 3D como de sus consumibles, va a ser siempre más elevado que el de un equipo multifunción salvo que hablemos de equipos en entornos profesionales donde pueden alcanzarse precios similares (en los consumibles, no).

Por último, destacar que no se han diseñado impresoras 3D que a su vez puedan imprimir documentos. Aunque en el futuro puedan adaptarse equipos 3D para poder imprimir de forma convencional, no parece que sea una herramienta viable por ahora debido a su configuración y proceso productivo.

De lo que no cabe duda es del espectáculo que ofrece este nuevo sistema del que sus múltiples aplicaciones hacen que cada vez sea más aceptado. Prótesis, piezas de recambio, edificios y hasta comida han sido ya creados por impresoras en tres dimensiones.

Y vosotros, ¿qué pensáis? ¿Creéis que los sistemas de cartuchos de inyección de tinta o los tóner van a atravesar por dificultades con la irrupción de la impresión 3D?