Porqué fiarse de un compatible

Son muchas las preguntas que nos hacen sobre los compatibles y queremos despejar en esta entrada todas las dudas sobre porqué fiarse de un compatible.

En primer lugar, el proceso de fabricación de un compatible es absolutamente transparente y mantiene todas las características del consumible original. A nivel de chips, a nivel de capacidad -en muchos casos hasta más que la del original-, a nivel de rendimiento y a nivel de tecnología.

En cuanto a la precisión y calidad del producto, intactas. La precisión de los textos, la definición de líneas, la velocidad de impresión y otros parámetros que miden las calidades de las copias que salen por la impresora, son las mismas. Otra de las razones de porqué fiarse de un compatible.

Su precio más económico no es sinónimo de falta de calidad. Precisamente este precio obedece a que el proceso de remanufacturación ahorra muchos costes de producción que revierten directamente en el producto. Por ello vamos a encontrar cartuchos compatibles hasta un 60% más baratos, y tóner hasta un 50% más económicos que el original. Incluso, como ya hemos comentado antes, la capacidad de tinta puede ser hasta mayor en muchos casos ofreciendo más, por mucho menos.

Es por tanto, que el coste unitario de impresión sirve como razón adicional del porqué fiarse de un compatible. Al final, haciendo balance y economizando las impresiones con las opciones que dispone nuestra impresora, vamos a comprobar que cada documento que imprimimos es mucho más económico que el anterior.

Finalmente hay que destacar la compatibilidad. Si bien hace unos cuantos años los primeros consumibles podían dar algún problema de compatibilidades con la impresora, actualmente vienen preparados para que sirvan a los modelos que son compatibles con el sistema de impresión que se tenga. Incluso los chips actualizados ya forman parte del proceso de elaboración de los compatibles.

Drivers, ¿son importantes?

Drivers. ¿Los instalo o no?, ¿me darán problemas?. Son algunas de las preguntas que más frecuentemente se hacen los usuarios de informática.

Y la respuesta es sí. Es importante más que instalar, actualizar. Porque la instalación viene de serie con los dispositivos plug & play, que ya son la mayoría.

Los drivers son la manera que tienen de comunicarse los programas con los dispositivos físicos -software y hardware- para su correcto funcionamiento.

Si tienes una impresora desde el primer día sin actualizar sus drivers, tal vez estés perdiendo opciones de impresión que traigan las actualizaciones y compatibilidades con el modelo de impresora.

Se tiene la idea equivocada que para mejorar e incluir nuevas opciones de impresión hay que sustituir el hardware, la impresora, en lugar de actualizar el software. Precisamente los fabricantes van a intentar siempre optimizar nuestros productos con el fin de maximizar las prestaciones de los equipos. Cuando las limitaciones obedezcan al hardware, ahí los drivers poco van a tener que hacer y entonces sí; necesitaremos una nueva impresora que me ofrezca lo que no me da la que actualmente tengo.

Según el sistema operativo que se tenga, nos van a actualizar de forma automática los drivers que autoricemos. En el caso de Windows estas actualizaciones se producen de forma automática, aunque existen opciones manuales que nos permitirán saber si contamos con la última versión. Si nos centramos en MacOs el tema es más complicado porque los drivers de la impresora no se actualizan de forma automática sino manual en la mayoría de las impresoras, especialmente las más antiguas.

Normalmente, cada fabricante de impresoras tiene una opción de descargas de drivers en su página web. Con introducir el modelo se puede, con un click, acceder al driver más actualizado. Aquí te dejamos con unos ejemplos:

No olvides actualizar tus drivers para optimizar y potenciar al máximo tu impresora, ¡en el 90% de los casos es más que positivo!

Cartucho compatible, ¿porqué sí?

La venta del cartucho compatible está subiendo como la espuma. ¿Porqué? Es sencillo, cada vez hay más información sobre ello y pueden consultarse muchas de las características que los hacen tan atractivos.

El cartucho compatible está manufacturado por empresas distintas a los fabricantes originales pero preservando intactas todas las calidades y características del original.

Esto significa que la garantía de funcionamiento es la misma, ya que cumple con todos los estándares de calidad que se les exige. ¿Y qué se le debe exigir a un cartucho compatible?

Rendimiento. En algunos casos incluso es capaz de mejorar al original. No se producen borrones, tachones y, dependiendo del modelo, es capaz de soportar altas velocidades de impresión.

-Capacidad. Este es un punto que cada vez mejoran más a los originales. El depósito de tinta supera en muchos casos al depósito del original, por lo que el número de copias que pueden sacarse con el cartucho compatible es mayor.

-Compatibilidad. En este punto es importante conocer a la perfección el modelo de impresora que tenemos con el fin de utilizar el cartucho compatible adecuado. se ha demostrado que el 90% de los problemas que existían de compatibilidad se debía a errores a la hora de reconocer el modelo de impresora por parte del usuario.

-Precio. No es algo que se le deba exigir, pero viene de serie. Es una ventaja competitiva muy importante puesto que a las tres cualidades anteriores se le suma la ventaja del ahorro. Hasta un 60% más barato puede resultar un cartucho compatible frente al original.

El mantenimiento es el mismo que tendría cualquier cartucho original. Conviene alejarlos de las fuentes de calor extremo y tratar de imprimir en cortos espacios de tiempo. Para largos períodos de inactividad, protegerlo en una bolsa de cierre hermético con el cabezal tapado.

¿Te ha parecido interesante? Sigue este y otros temas en el blog de Rec-line

Elegir impresora: Impresoras multifunción

Como es sabido, hay una enorme diversidad de categorías de impresoras, tipos de impresión, funciones, tamaños… Desde Rec-line hoy os aclararemos algunas cosas sobre las impresoras multifunción.

Las impresoras multifunción son una combinación de todas las características propias de una impresora con algunas de las características más importantes de otros dispositivos usados en las oficinas, como pueden ser escáneres, fotocopiadoras, fax, etc. Tener todas estas funcionalidades en un único dispositivo ayuda a las empresas a reducir el número de aparatos presentes en la oficina, con la consiguiente reducción de costes y maximización del espacio de la oficina, además ayuda a racionalizar las tareas regulares de la oficina y a mejorar la productividad.

Ahora bien, conviene tener en cuenta una serie de factores antes de elegir la que más nos convenga para nuestra oficina como la frecuencia con la que imprimimos documentos, si estos son en blanco y negro o en color, la calidad de impresión que necesitamos, las funcionalidades adicionales que usaremos, la tecnología de impresión que nos conviene, etc. Dependiendo de estos y otros condicionantes deberemos elegir una u otra impresora que se adapte lo mejor posible a nuestras necesidades, y no nos será difícil encontrarla entre la gran oferta que ofrece el mercado actual.

Una de las características relevantes es la conectividad. La conexión inalámbrica suele ser una muy buena opción ya que, dependiendo de las dimensiones de la oficina y del número de usuarios que tendrá la impresora, éste tipo de conexión WI-FI nos permitirá imprimir desde cualquier puesto de trabajo de la oficina en lugar de limitarlo a un único escritorio. Además puede ser interesante que la impresora posea ranura de lectura de memorias USB o incluso lector de tarjetas integrado si, por ejemplo, solemos imprimir fotografías directamente desde la memoria de una cámara.

Otro factor importante es el coste. Tenga en cuenta que el coste de un equipo no es sólo el precio de la máquina, también incluye el coste futuro de uso, mantenimiento y suministros que a largo plazo superan al precio del equipo.

En resumen, estudie con detenimiento las necesidades de su empresa y compare las características de los equipos que se encuentran en el mercado antes de elegir una impresora multifunción para su hogar o su oficina.

Consejos para ahorrar gastos de impresión

Desde Rec-line queremos ayudarte con tu empresa y, por ello, en éste artículo te traemos unos útiles consejos para ahorrar gastos con la impresora.

Lo primero es elegir bien la impresora que más nos conviene ya que cada tipo tiene sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, si en tu empresa se realizan impresiones de pocas páginas pero frecuentes, seguramente la tinta sea la mejor opción ya que consume menos electricidad. Por el contrario, si el volumen de tus documentos es extenso sería más apropiada la tecnología láser por la eficiencia. Al elegir la impresora no es importante sólo el tipo, también sería interesante mirar el gasto energético que supone en reposo, ya que la mayoría de las impresoras permanecen encendidas las 24 horas.

En cuanto al ahorro en costes de papel hay muchas opciones: podemos reducir la calidad del papel para copias internas, reducir el peso del papel en algunas de las impresiones también nos puede ayudar a reducir gastos, y debemos tener en cuenta el uso de papel reciclado que además del ahorro en precio supone un beneficio para el medio ambiente.

Además podemos hacer impresiones a doble cara que nos ahorrará un 50% del papel que necesitemos o, también podemos imprimir varias páginas en una sola, ahorrando tanto tinta como papel.

Para optimizar el uso de tinta lo mejor es estudiar la tecnología de la impresora con detenimiento y elegir la impresora que mejores opciones de ahorro nos ofrezca.

Sin embargo, hay pequeños trucos que podemos aplicar para reducir el uso de tinta como, por ejemplo, elegir cuidadosamente la tipografía con la que redactamos nuestros documentos. Hay tipografías específicamente diseñadas para el ahorro de tinta, como la fuente ECOFONT. Si no nos convencen, podemos usar alguna de las fuentes consideradas normales que utilizan menos tinta que otras como la Garamond o la Courier.

Al igual que hacíamos con el papel, podemos jugar con las diferentes calidades de impresión que nos ofrece la impresora para ahorrar en tinta, al menos en las impresiones de documentos internos.

Para finalizar una serie de consejos generales que nos ayudarán a reducir gastos en tinta, papel y energía:

Revisa los documentos. La vista previa nos ayuda a reducir el número de impresiones erróneas al permitirnos observar cómo quedará el diseño de la impresión.

Imprime sólo lo que necesites. Por ejemplo, si imprimes una web, elimina la publicidad y otras cosas innecesarias antes de imprimir.

Imprime sólo lo imprescindible. Hay alternativas digitales al papel como pasar los documentos a pdf para poder revisarlos en libros electrónicos o tablets. También se pueden establecer cuotas de impresión para evitar el uso indiscriminado de este recurso y, a veces, es suficiente con tener que introducir una clave que nos demore lo suficiente para pararnos a pensar si lo que queremos imprimir es realmente necesario.

Imprimir tus propias fotos en casa

Desde la llegada de la fotografía digital las formas de visualización y de uso de nuestras fotos se han multiplicado. Podemos establecerlas como fondo de pantalla o como imagen en nuestras redes sociales, verlas en marcos digitales, desde el ordenador o en una televisión y no podemos olvidarnos del modo tradicional, impresas en papel fotográfico.

Desde Rec-line os traemos estos consejos para sacar el máximo partido a vuestra impresora a la hora de hacer copias impresas en casa.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no todas las impresoras imprimen con la misma calidad, con lo que debemos asegurarnos de que nuestra impresora es capaz de imprimir las fotos con la resolución que deseemos y que las fotografías tienen suficiente calidad.

Por lo general, la resolución de una buena impresión digital es de entre 250 y 300ppp (Píxeles Por Pulgada). Así mismo, el tamaño de impresión habitual es de 10x15cm lo que equivale a 4×6 pulgadas, de forma que necesitaremos que nuestra foto tenga un tamaño entre 1000×1500 píxeles y 1200×1800 píxeles. En estos momentos las tarjetas de memoria tienen una gran capacidad por lo que nuestro consejo es que apuntes a la resolución máxima que permita tu cámara para conseguir la mejor calidad.

También debemos fijarnos en la relación entre ancho y largo de la foto, ya que cuando las cámaras utilizaban carrete y el revelado era químico, la proporción era de 3:2 que sigue siendo la proporción de la mayoría de fotos impresas. Sin embargo, con la fotografía digital nos encontramos con una proporción de 4:3 por lo que seguramente deberemos hacer algún recorte o, al menos, ajustes en el tamaño antes de realizar la impresión para conseguir la proporción adecuada. Al imprimirlas en casa tendremos que hacer los ajustes nosotros mismos pero, a cambio, nos aseguraremos de que queda como a nosotros nos gusta.

Otro punto a tener en cuenta son los ajustes de brillo, contraste, gama de tonos, etc. que, si bien no siempre son necesarios, a veces son recomendables y otras simplemente son muy apetecibles. Antes de imprimir las fotografías las visualizaremos, seguramente en el monitor de nuestro PC por lo que recomendamos realizar un buen calibrado de nuestro monitor para asegurarnos de que lo que visualicemos sea lo más parecido a lo que la impresora vaya a imprimir.

Algo importante en lo de debemos detenernos es en la elección del papel para imprimir las fotografías. Deberá ser papel fotográfico y de la mejor calidad posible. Además sería interesante utilizar el papel de la misma marca de nuestra impresora, ya que nos dará más posibilidades de configuración. Así mismo, es recomendable elegir el papel en función del uso que vayamos a darle a la fotografía, ya que existen papeles fotográficos especiales que nos asegurarán una mayor durabilidad de nuestra foto.

Igualmente importante es dejar secar las fotografías después de imprimirlas, retirándolas una a una de la bandeja de la impresora y dejando que sequen antes de enseñarlas para evitar marcas indeseadas.

Actualmente la mayoría de las impresoras traen consigo un software que nos permitirá realizar la mayoría de estos ajustes de una manera fácil e intuitiva, lo que nos lleva a uno de los consejos más importantes que os traemos desde Rec-line para asegurarnos de conseguir los mejores resultados: experimenta, prueba, coge práctica y, sobretodo, diviértete sacándole provecho a las posibilidades que nos ofrecen las impresoras y la fotografía digital.

¿Es lo mismo hablar de un cartucho de tinta y de un tóner?

Es común utilizarlos como sinónimos a la hora de hablar, pero la realidad es que son dos productos completamente diferentes. Aunque ambos se usan dentro de las impresoras para conseguir imprimir nuestros documentos o fotografías, si no elegimos bien el que corresponde a nuestra impresora no conseguiremos que ésta funcione.

Para empezar, debemos diferenciar entre dos tipos distintos de impresoras: las impresoras de inyección de tinta, que utilizan cartuchos de tinta, y las impresoras láser, que usan los de tóner.

Una de las principales diferencias que encontramos entre estos dos productos es el formato de su contenido ya que mientras que la tinta es un líquido,  el tóner es un polvo. De esta forma, el proceso de impresión que siguen las impresoras de inyección de tinta y las impresoras láser deberá ser sustancialmente diferente.

Las impresoras de inyección de tinta utilizan un sistema similar al de una máquina de escribir aplicando la tinta directamente sobre el papel a través de una serie de boquillas diminutas, sin embargo, el proceso de impresión en las impresoras láser es algo más complejo aplicando una serie de campos electromagnéticos para conseguir que el tóner se ubique en las zonas deseadas, previamente marcadas por un preciso láser, y posteriormente aplicando calor para fundir las partículas con el papel y conseguir el resultado final.

Debido a estas diferencias en el proceso de impresión las impresoras láser son sustancialmente más rápidas y precisas que las de inyección de tinta. Sin embargo, éstas últimas son más fáciles de mantener y significativamente más económicas, además de que existen impresoras de inyección de tinta capaces de realizar impresiones de muy alta calidad. Por otro lado, los cartuchos de tóner nos servirán para realizar muchas más copias, en torno a 5 veces más que los cartuchos de tinta.

Desde Rec-line recomendamos tener en cuenta el uso que le daremos a la impresora antes de decidirnos por un modelo o incluso por un tipo, considerando las opciones que nos ofrece cada una y eligiendo la que más se ajuste a nuestras necesidades.

¿Porqué es importante la seguridad en tu impresora?

Desde siempre, la conexión a internet está sujeta a una serie de riesgos que tenemos que tener controlados. Más aún si hablamos de empresas donde la información suele ser casi siempre confidencial y con documentos que hay que preservar en la más absoluta discreción.

En el entorno ofimático las impresoras conectadas a una red no dejan de ser una puerta de entrada a “invitados no deseados” si no se guardan las debidas precauciones. Por ello, los fabricantes están dedicando tiempo y recursos en evolucionar en el apartado de seguridad como recientemente ha demostrado HP con sus soluciones en JetAdvantage.

¿En qué consiste una buena seguridad? Además de imprimir sistemáticamente, que nuestro equipo sea productivo y rápido la seguridad es un elemento más a la hora de tener en cuenta en nuestro entorno de impresión. Estos nuevos sistemas protegen las impresiones de imágenes reduciendo al máximo el hackeo y sin que el equipo pierda rendimiento. Los fabricantes establecen centros de seguridad añadidos como soporte que aconsejan, realizan análisis e implantan políticas de seguridad mejoradas para ayudar a proteger la impresión. De hecho, en algunas impresoras, se han llegado a instalar 200 protocolos de seguridad distintos.

En los modelos más avanzados y que presentan display leds, se pueden visualizar los riesgos de forma automática. Se busca también reducir el riesgo por brechas de seguridad a la hora de imprimir y escanear en tus dispositivos, así como la evitar el acceso no autorizado a trabajos de impresión confidenciales con un cifrados de seguridad de al menos 256 bits.

En resumen, se trata de cerrar las nuevas vías que la evolución de los equipos de impresión en red abren a los molestos visitantes que pueden hacer de nuestra información privada un caldo de cultivo público.

Impresión 3D vs impresión convencional

En plena era de la explosión en la impresión 3D, nos gustaría dar un punto de vista que pretenda aclarar las ventajas y aplicaciones de uno y otro sistema. Si bien el futuro de la impresión parece que va encaminado al 3D, no conviene olvidar el peso y la importancia que también en el futuro seguirá teniendo la impresión convencional.

La impresión 3D es un modelo de impresión espacial en el que mediante unos patrones tridimensionales indicamos al equipo que elabore la figura o la pieza diseñada en el programa. Se utilizan distintos materiales para poder imprimir en función del tipo de impresora 3D y también en función del uso.

La principal diferencia es que estas impresoras, de momento, no imprimen de manera convencional. Y ahí es donde entran las impresoras más habituales. La tinta o el láser siguen siendo necesarias en tanto en cuanto se sigue teniendo la necesidad de imprimir documentos en papel.

Las aplicaciones de las impresoras 3D son infinitas. Ya conocemos que se pueden imprimir piezas, pero tenemos noticias de coches enteros y de casas fabricadas con esta tecnología. También sabemos que existen impresoras 3D de comida con las que se han imprimido postres o pizzas con materiales comestibles y adaptados a estas máquinas. Y llegando más lejos aún, se están diseñando e imprimiendo partes del cuerpo humano con el fin de utilizarlas en trasplantes.

A pesar de que, sin embargo, las aplicaciones de la impresión convencional son más reducidas siguen existiendo muchas que no pueden ser sustituidas y que no las realizan las impresoras 3D. La burocracia sigue manejándose con documentos impresos, al igual que los distintos manuales de instrucciones de cualquier aparato que compremos, por poner dos ejemplos. Los libros se seguirán imprimiendo, la prensa… a medio y largo plazo la digitalización global de documentos tiene aún un trecho grande que recorrer. Incluso la fotografía se sigue imprimiendo en sistemas convencionales de impresión.

El coste de una impresora 3D, aunque existe ya el low cost en ese sector, sigue siendo elevado. Los recambios y consumibles exactamente igual puesto que se trata de materiales más caros y que se necesitan en mayores cantidades.

En el otro extremo, los precios de las impresoras convencionales y multifunción siguen bajando y manteniéndose muy atractivos. Los consumibles viven una época de esplendor bajo el paraguas de los compatibles que han conseguido reducir hasta el 50% el precio tanto de tóner como de cartuchos.

En resumen, dos sistemas muy distintos pero que conviven perfectamente. Necesidades diferentes, acciones distintas y muchos clientes que cada vez comprenden más que la evolución no está reñida con lo tradicional y que sistemas de impresión convencionales siguen y seguirán teniendo la misma aceptación aún con el auge de un sistema tan impresionante como el 3D.

Consejos para el cuidado de las impresoras en verano

Llegando esta época estival nos encontramos con consejos para un mejor bronceado, consejos para una comida sana, consejos para sobrellevar el calor, consejos para el hogar en ausencias vacacionales….y, como no podía ser menos, vamos a daros unos pequeños tips para que durante el verano vuestras impresoras no sufran más de lo debido.

En primer lugar hay que tener en cuenta el tiempo que vamos a estar sin utilizar nuestros equipos. Da igual que sean multifunción que equipos menos compactos, los consejos que vamos a dar sirven para ambos tipos de impresoras. El objetivo es preservarlos y cuidarlos de posibles agentes externos que pueden poner en peligro su funcionamiento.

Hay dos factores que resultan importantes y que hay que tener controlados: la exposición al sol y el polvo.

El primero de ellos resulta especialmente peligroso. No debemos mantener nuestros equipos en un lugar cercano a una ventana en la que puedan incidir de manera peligrosa y continuada los rayos solares veraniegos. Las consecuencias del recalentamiento pueden ser nefastas, ya que la excesiva exposición del escáner e impresora al sol puede afectar a los circuitos internos. Para ello, alejaremos de las ventanas o terrazas nuestros equipos si van a estar un tiempo prolongado fuera de circulación.

El calor no sólo supone un problema para las impresoras, sino también para los cartuchos. Si vamos a estar ausentes por un tiempo prolongado y no vamos a utilizar la impresora, es conveniente retirar los cartuchos de tinta y guardarlos en una bolsa de plástico protegiendo el chip con un trapo pequeño. Además, el gesto de guardarlos en un lugar fresco permitirá evitar que se seque si lo dejamos en otro lugar más caluroso.

SOL IMPRESORA REC-LINE

El otro elemento externo que puede dañar la impresora o los equipos multifunción es el polvo. La limpieza de los equipos cuando van a estar una temporada sin ser utilizados es muy importante, ya que evita que las partículas se fijen al chip de reconocimiento o al tóner. En caso de que no se pueda hacer limpieza, sí es recomendable que a la vuelta de las vacaciones se realice una en profundidad antes de comenzar a trabajar con el equipo.

Es también recomendable utilizar una funda de protección en los casos de ausencias prolongadas, para minorar los efectos del polvo.

Por último hay un detalle que también es aconsejable que se lleve a cabo. Desenchufar y desconectar los equipos de la red eléctrica en caso de largos períodos de tiempo de inactividad. Con esto también ayudaremos al ahorro y consumo eléctrico. Esperamos que estos tips os sirvan y, sobre todo, que disfrutéis del verano!