Cartucho compatible, ¿porqué sí?

La venta del cartucho compatible está subiendo como la espuma. ¿Porqué? Es sencillo, cada vez hay más información sobre ello y pueden consultarse muchas de las características que los hacen tan atractivos.

El cartucho compatible está manufacturado por empresas distintas a los fabricantes originales pero preservando intactas todas las calidades y características del original.

Esto significa que la garantía de funcionamiento es la misma, ya que cumple con todos los estándares de calidad que se les exige. ¿Y qué se le debe exigir a un cartucho compatible?

Rendimiento. En algunos casos incluso es capaz de mejorar al original. No se producen borrones, tachones y, dependiendo del modelo, es capaz de soportar altas velocidades de impresión.

-Capacidad. Este es un punto que cada vez mejoran más a los originales. El depósito de tinta supera en muchos casos al depósito del original, por lo que el número de copias que pueden sacarse con el cartucho compatible es mayor.

-Compatibilidad. En este punto es importante conocer a la perfección el modelo de impresora que tenemos con el fin de utilizar el cartucho compatible adecuado. se ha demostrado que el 90% de los problemas que existían de compatibilidad se debía a errores a la hora de reconocer el modelo de impresora por parte del usuario.

-Precio. No es algo que se le deba exigir, pero viene de serie. Es una ventaja competitiva muy importante puesto que a las tres cualidades anteriores se le suma la ventaja del ahorro. Hasta un 60% más barato puede resultar un cartucho compatible frente al original.

El mantenimiento es el mismo que tendría cualquier cartucho original. Conviene alejarlos de las fuentes de calor extremo y tratar de imprimir en cortos espacios de tiempo. Para largos períodos de inactividad, protegerlo en una bolsa de cierre hermético con el cabezal tapado.

¿Te ha parecido interesante? Sigue este y otros temas en el blog de Rec-line

Consejos para ahorrar gastos de impresión

Desde Rec-line queremos ayudarte con tu empresa y, por ello, en éste artículo te traemos unos útiles consejos para ahorrar gastos con la impresora.

Lo primero es elegir bien la impresora que más nos conviene ya que cada tipo tiene sus ventajas e inconvenientes. Por ejemplo, si en tu empresa se realizan impresiones de pocas páginas pero frecuentes, seguramente la tinta sea la mejor opción ya que consume menos electricidad. Por el contrario, si el volumen de tus documentos es extenso sería más apropiada la tecnología láser por la eficiencia. Al elegir la impresora no es importante sólo el tipo, también sería interesante mirar el gasto energético que supone en reposo, ya que la mayoría de las impresoras permanecen encendidas las 24 horas.

En cuanto al ahorro en costes de papel hay muchas opciones: podemos reducir la calidad del papel para copias internas, reducir el peso del papel en algunas de las impresiones también nos puede ayudar a reducir gastos, y debemos tener en cuenta el uso de papel reciclado que además del ahorro en precio supone un beneficio para el medio ambiente.

Además podemos hacer impresiones a doble cara que nos ahorrará un 50% del papel que necesitemos o, también podemos imprimir varias páginas en una sola, ahorrando tanto tinta como papel.

Para optimizar el uso de tinta lo mejor es estudiar la tecnología de la impresora con detenimiento y elegir la impresora que mejores opciones de ahorro nos ofrezca.

Sin embargo, hay pequeños trucos que podemos aplicar para reducir el uso de tinta como, por ejemplo, elegir cuidadosamente la tipografía con la que redactamos nuestros documentos. Hay tipografías específicamente diseñadas para el ahorro de tinta, como la fuente ECOFONT. Si no nos convencen, podemos usar alguna de las fuentes consideradas normales que utilizan menos tinta que otras como la Garamond o la Courier.

Al igual que hacíamos con el papel, podemos jugar con las diferentes calidades de impresión que nos ofrece la impresora para ahorrar en tinta, al menos en las impresiones de documentos internos.

Para finalizar una serie de consejos generales que nos ayudarán a reducir gastos en tinta, papel y energía:

Revisa los documentos. La vista previa nos ayuda a reducir el número de impresiones erróneas al permitirnos observar cómo quedará el diseño de la impresión.

Imprime sólo lo que necesites. Por ejemplo, si imprimes una web, elimina la publicidad y otras cosas innecesarias antes de imprimir.

Imprime sólo lo imprescindible. Hay alternativas digitales al papel como pasar los documentos a pdf para poder revisarlos en libros electrónicos o tablets. También se pueden establecer cuotas de impresión para evitar el uso indiscriminado de este recurso y, a veces, es suficiente con tener que introducir una clave que nos demore lo suficiente para pararnos a pensar si lo que queremos imprimir es realmente necesario.

Algunas cosas que se pueden hacer con una impresora, ¿las conocías?

Hoy en día prácticamente todo el mundo utiliza una impresora casi a diario. Sin embargo, la mayoría  se limitan a imprimir documentos de texto o alguna que otra imagen. Desde Rec-line os traemos otras cosas que podemos hacer con nuestra impresora para sacarle partido.

  1. Imprimir fotografías.

Puede parecer obvio, ¿no? Sin embargo, nos estamos refiriendo a imprimir fotos de alta calidad sin necesidad de ayuda de un profesional. Lo único que necesita es una buena impresora, papel de calidad fotográfica y ganas de experimentar como les mostramos en el anterior artículo (“Imprimir tus proias fotos en casa“).

  1. Crear etiquetas.

Es posible que supiera que puede crear etiquetas, pero seguramente no sabía la gran variedad de etiquetas que puede crear. Básicamente se puede etiquetar cualquier cosa, desde una carátula de CD hasta un sobre pasando por archivadores, carpetas, paquetes, etc. lo único que se necesita es una impresora, tinta y hojas de etiquetas.

  1. Compartir

Si tiene más de un ordenador en casa o en la oficina no es necesario tener una impresora para cada uno ya que se puede configurar de forma fácil una red inalámbrica que permita conectar todos sus equipos con su impresora.

  1. Membretes

Tanto si perteneces a una empresa y necesitas enviar mucha correspondencia, como si simplemente te gusta mucho enviar cartas, puedes crear una plantilla de membrete e imprimir tantas copias como necesites de éste para tenerlas preparadas para enviar.

  1. Imprimir su propio calendario

Puede crear y editar a su gusto un calendario personalizado con las fechas que sean importantes para usted, con sus propias fotografías, incluso imprimiéndolo en el último momento con las adiciones que necesite como citas o reuniones.

  1. Hacer un boletín de noticias

Tanto si quiere que toda la empresa esté al tanto de las últimas novedades como si quiere hacer una actividad en familia, crear un boletín de noticias puede ser una idea interesante. Sólo tendrá que escoger una plantilla que le guste, añadir sus fotos y textos, de lo que se pueden encargar diferentes miembros del equipo. Por último, sólo quedará elegir un papel adecuado a nuestras necesidades, imprimirlo y hacérselo llegar a nuestros lectores.

  1. Cree su álbum de recortes

Puede crear uno de esos álbumes de recortes que están tan de moda sin necesidad de usar tijeras y pegamento. Sólo tiene que elegir una plantilla que le guste y colocar las imágenes y artículos del evento, colocarlo como más le guste y tan sólo quedará imprimir su álbum de recuerdos personalizado y fácil de crear.

  1. Crear sus propios materiales promocionales

Si usted tiene su propio negocio puede sacarle mucho provecho a su impresora haciendo su propio material promocional. Usted puede imprimir tarjetas de visita, membretes, boletines de prensa o incluso, puede desarrollar sus propias campañas de marketing y ser su relaciones públicas particular.

  1. Crear proyectos para sus hijos

Si usted tiene niños, una impresora puede ser una herramienta muy útil. Basta pensar en todas las cosas interesantes que puede crear, buscar e imprimir para ellos. Se puede crear un libro para colorear de dibujos, hacer un puzzle de una imagen o incluso puede ayudarles a hacer un collage de sus fotos favoritas en el ordenador y luego imprimirlo para su visualización. Las opciones son ilimitadas.

  1. Dar a sus ojos un descanso

Al leer una gran cantidad de texto en la pantalla retroiluminada del ordenador o la tablet puede contribuir a problemas de salud como la fatiga o sequedad ocular, irritación, dolores de cabeza, etc. En lugar de leer todo el tiempo en la pantalla, puede imprimir algunos de los documentos que necesita leer y sentarse en algún lugar cómo para relajarse y darle un respiro a sus ojos del exceso de trabajo.

 

Imprimir tus propias fotos en casa

Desde la llegada de la fotografía digital las formas de visualización y de uso de nuestras fotos se han multiplicado. Podemos establecerlas como fondo de pantalla o como imagen en nuestras redes sociales, verlas en marcos digitales, desde el ordenador o en una televisión y no podemos olvidarnos del modo tradicional, impresas en papel fotográfico.

Desde Rec-line os traemos estos consejos para sacar el máximo partido a vuestra impresora a la hora de hacer copias impresas en casa.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no todas las impresoras imprimen con la misma calidad, con lo que debemos asegurarnos de que nuestra impresora es capaz de imprimir las fotos con la resolución que deseemos y que las fotografías tienen suficiente calidad.

Por lo general, la resolución de una buena impresión digital es de entre 250 y 300ppp (Píxeles Por Pulgada). Así mismo, el tamaño de impresión habitual es de 10x15cm lo que equivale a 4×6 pulgadas, de forma que necesitaremos que nuestra foto tenga un tamaño entre 1000×1500 píxeles y 1200×1800 píxeles. En estos momentos las tarjetas de memoria tienen una gran capacidad por lo que nuestro consejo es que apuntes a la resolución máxima que permita tu cámara para conseguir la mejor calidad.

También debemos fijarnos en la relación entre ancho y largo de la foto, ya que cuando las cámaras utilizaban carrete y el revelado era químico, la proporción era de 3:2 que sigue siendo la proporción de la mayoría de fotos impresas. Sin embargo, con la fotografía digital nos encontramos con una proporción de 4:3 por lo que seguramente deberemos hacer algún recorte o, al menos, ajustes en el tamaño antes de realizar la impresión para conseguir la proporción adecuada. Al imprimirlas en casa tendremos que hacer los ajustes nosotros mismos pero, a cambio, nos aseguraremos de que queda como a nosotros nos gusta.

Otro punto a tener en cuenta son los ajustes de brillo, contraste, gama de tonos, etc. que, si bien no siempre son necesarios, a veces son recomendables y otras simplemente son muy apetecibles. Antes de imprimir las fotografías las visualizaremos, seguramente en el monitor de nuestro PC por lo que recomendamos realizar un buen calibrado de nuestro monitor para asegurarnos de que lo que visualicemos sea lo más parecido a lo que la impresora vaya a imprimir.

Algo importante en lo de debemos detenernos es en la elección del papel para imprimir las fotografías. Deberá ser papel fotográfico y de la mejor calidad posible. Además sería interesante utilizar el papel de la misma marca de nuestra impresora, ya que nos dará más posibilidades de configuración. Así mismo, es recomendable elegir el papel en función del uso que vayamos a darle a la fotografía, ya que existen papeles fotográficos especiales que nos asegurarán una mayor durabilidad de nuestra foto.

Igualmente importante es dejar secar las fotografías después de imprimirlas, retirándolas una a una de la bandeja de la impresora y dejando que sequen antes de enseñarlas para evitar marcas indeseadas.

Actualmente la mayoría de las impresoras traen consigo un software que nos permitirá realizar la mayoría de estos ajustes de una manera fácil e intuitiva, lo que nos lleva a uno de los consejos más importantes que os traemos desde Rec-line para asegurarnos de conseguir los mejores resultados: experimenta, prueba, coge práctica y, sobretodo, diviértete sacándole provecho a las posibilidades que nos ofrecen las impresoras y la fotografía digital.

¿Qué hacer cuando un cartucho de tinta se seca?

En la entrada de hoy vamos a comentar un problema muy común para usuarios con impresora de inyección de tinta y que no realizan demasiadas impresiones a lo largo del año; el cartucho seco.

Antes de comenzar con los consejos para recuperar un cartucho seco conviene recordar algunas acciones que os ayudarán a evitar este problema:

1.- Evitar que la impresora esté cerca de la exposición solar durante muchas horas al día y en días continuados. Elige un rincón protegido.

2.- Aunque no tengas documentos que imprimir, por lo menos un par de veces a la semana imprime una hoja de prueba.

3.- Si vas a estar tiempo sin imprimir, como en vacaciones, saca el cartucho y mételo en una bolsita tipo fill con el cabezal protegido con su tapa. En lugar fresco.

Ahora sí. Si no has llevado a término las acciones anteriormente descritas y te encuentras con un cartucho de tinta seco, esto es lo que tendrás que hacer para recuperarlo;

a) Coge un recipiente tipo tupperware o similar y llénalo con agua tibia tirando a caliente. Moja ligeramente el cabezal (por donde sale la tinta) y a continuación repósalo sobre unas toallitas de papel o un Kleenex. Repite este ejercicio un par de veces. Luego sécalo bien, mételo en la impresora e imprime una pág de prueba.

b) Otra manera es la utilizar una pequeña aspiradora de mano. Con el cartucho mirando en posición vertical (como si estuviera en la impresora) sujétalo con la mano mientras apuntas con el pequeño aspirador a la zona trasera y limpia los restos con un kleenex o toallita.

c) Finalmente revisa la tipología de tu cartucho, si tienes un cartucho de esponja o de cabeza abierta y has puesto en práctica alguno de los dos consejos anteriores pero todavía no funciona, el cartucho está muerto. La tinta se secó y se endureció a tal punto que es imposible salvar el cartucho. Si el cabezal es electrónico puede que utilizando alguno de estos métodos no funcione. Si no consigues imprimir, no has podido salvar el cartucho.

Esperemos que os hayan servido nuestras indicaciones. Si te gustó, recomienda!

Imprimir con AirPrint

En la entrada de hoy vamos a hablar sobre la impresión con AirPrint, la aplicación/programa que permite a los usuarios de Apple lanzar sus documentos a la impresora que tengan asociada a sus equipos.

AirPrint es una aplicación por la que, de manera inalámbrica y a través de wifi, vamos a poder imprimir cualquier documento que enviemos desde nuestro dispositivo de la manzana a la impresora. Lo primero que debemos hacer es cerciorarnos de que la impresora esté conectada a la misma red que el dispositivo iOS o Mac. Después, con la AirPrint, seleccionaremos como favorita la impresora en la que empezaremos a trabajar.

Una vez asociada, cuando nos encontremos en la app desde la que queramos imprimir (con el documento abierto) pincharemos en la opción compartir y ahí nos aparecerá la opción de imprimir. A continuación seleccionaremos la impresora que hemos asociado y diremos el número de copias que deseamos. Tendremos que estar a una distancia suficiente que permita estar bajo el mismo wifi y que tanto la impresora como el dispositivo iOS estén conectados a dicha red.

Para imprimir desde nuestro Mac tendremos que tener en cuenta las siguientes cosas que se suman a lo ya escrito:

– Además de las consideraciones anteriores, tendremos que tener actualizado el software del MAC.

– Es muy probable que tengamos que conectar primero el MAC a la impresora por USB con el fin de que reconozca el equipo y después puedan compartir tanto red como wifi.

No utilices los drivers del disco que venga con la impresora. Actualízalo de manera automática y sigue las instrucciones de instalación.

Las ventajas y posibilidades que nos ofrece el poder imprimir vía wifi son muchas. Podemos estar con nuestro MAC en otra estancia diferente a la de la impresora y enviarle los archivos sin necesidad de una conexión por cable. También podremos hacerlo desde nuestro iPad o iPhone en las condiciones que os hemos expuesto; fotos, documentos en distintos formatos…

Existen otros programas de los que ya os explicaremos con detalle cómo utilizar válido para otras plataformas como Android o Blackberry pero, de momento, este no es mal aperitivo.

Esperamos que os sirva!!

Imprimir a distancia

Una de los aspectos que han hecho posible que la impresión sea hoy por hoy más sencillo y práctico son sin duda las app para imprimir.

Una de las más aclamadas por los usuarios debido a su capacidad para imprimir a distancia (con la impresora asociada) todo tipo de documentos desde un dispositivo Android es Google Cloud Print.

650_1200La facilidad que ofrece esta aplicación es que también es compatible con cualquier dispositivo que tenga Chrome instalado, incluido iOS (todos sabemos de la dificultad de Apple para compatibilizar según qué app y dispositivos) lo que supone una gran noticia. El único requisito para que tu impresora pueda imprimir a distancia con Cloud Print es que tenga conexión Wifi. Actualmente la mayoría de equipos multifunción ya disponen de ello por lo que resulta sencillo que sí lo sea. Para confirmar este punto, debes dirigirte a la web de Cloud Print y buscar en la pestaña Cloud Ready Printers tu modelo, ya que cada uno tiene unas instrucciones muy específicas.

Otra de las más conocidas e importantes es Printer Pro, que permite imprimir a distancia desde el iPhone y el iPad. Es para usar en el caso de que tu equipo no sea compatible con Air Print, la app de referencia de Apple en este sentido.

screen322x572                      


 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con Printer Pro podrás imprimir todo tipo de documentos en cualquier impresora wifi o compartida en nuestra red. Tiene un diseño muy sencillo y un gran funcionamiento. Podrás descargarla desde aquí.

Impresión inalámbrica, la tranquilidad de una red de impresión sólida

En plena era tecnológica, la impresión 3D avanza de manera contínua y constante. Pero la impresión doméstica y de oficina no queda relegada a un segundo plano ni mucho menos.

Las facilidades para poder imprimir documentos allí donde uno se encuentre es algo que cada vez valoran más los usuarios. En esta entrada, vamos a explicaros cómo poder imprimir cuando no estéis cerca de vuestra impresora.

Existen diferentes configuraciones para la impresión inalámbrica. Cualquier número de usuarios inalámbricos (o cableados) pueden imprimir mediante el uso de uno de los siguientes escenarios: impresora cableada en red, impresora conectada a un servidor de impresión externo inalámbrico, impresora con función de red inalámbrica o impresora cableada a una computadora en la red (esta es la mejor opción para las impresoras).

Conviene determinar la mejor ubicación para la impresora. A menudo, la situación dicta esto. Si hay varios equipos que comparten la impresora, entonces una ubicación conveniente es lo mejor. Siempre y cuando haya una señal inalámbrica disponible fuerte, en cualquier lugar es bueno.

redes-wi-fi

Ahora es necesario configurar las impresoras en la red cableada. Si la impresora está habilitada para red (lo que significa que tiene incorporado un conector Ethernet), entonces simplemente usando un cable Cat 5 conéctala. Una vez que está en la red, todos los usuarios pueden acceder fácilmente a la impresora.

Se debe utilizar un servidor de impresión inalámbrico si no hay un conector de red (o enrutador) disponible para conectar la impresora. Estos están disponibles tanto para Ethernet como impresoras con conexión USB, por lo que este es un escenario muy común. Antes de conectar la impresora, confirma que el servidor de impresión sea visible en la red.

Configura las impresoras con la función inalámbrica incorporada. Asegúrate de configurar correctamente la dirección TCP/IP, la máscara de subred y la información del enrutador. Algunos modelos te permiten configurar esto directamente en la propia impresora, mientras que otros utilizan software propietario o están diseñados para el uso de un navegador web.

Imprime de forma inalámbrica con una impresora que está conectada a otro equipo, permitiendo “Compartir la impresora” en el equipo anfitrión. Esta es la mejor opción para las impresoras más antiguas que se unen a través de cable paralelo. Nota importante: ¡el equipo anfitrión debe estar conectado a la red!

Agrega la impresora a todos los equipos. Puede utilizar el CD del fabricante, pero una mejor opción es descargar los controladores desde la web, ya que los controladores actualizados tienden a ser más estables. Los usuarios de Windows pueden agregar la impresora dirigiéndose a “Impresoras” desde el “Panel de control”. Los usuarios de Mac agregan la impresora dirigiéndose a “Impresoras y faxes” en las “Preferencias del Sistema”

Esperamos que os haya servido este pequeño tutorial. En cualquier caso, no os olvidéis de utilizar cartuchos compatibles para vuestras impresoras. Cartuchos como los de Rec-Line.