Imprimiendo con láser

Esta semana hemos dedicado en nuestras redes sociales a hablar de la vida imprimiendo con láser. Algunos detalles curiosos, historia y otros elementos que explican mejor este sistema de impresión.

Imprimiendo con láser podría ser el título de un documental, pero lejos de que sea así queremos daros algunos datos curiosos sobre ello.

El creador de este sistema fue Gary Starkweather (no, no es de la casa Stark) allá por la década de los 70, y se comercializó por primera vez en el año 77. Es un dispositivo simple; se trata de un tambor fotoconductor unido a un depósito de tóner y un haz de láser modulado y proyectado por un disco hacia dicho tambor. Cuando el disco gira, se provoca un barrido del láser sobre el tambor quedando ionizadas las zonas sobre las que incide y atrayendo en el interior del toner el polvo ionizado. Luego el tambor entra en contacto con el papel y…voilà! impregna el polvo en las zonas correspondientes, que luego se fija mediante el calor y la presión.

Que imprimiendo con láser tus impresiones van a resultar más eficientes que con el sistema de tinta es una realidad, porque son de muy alta calidad a una velocidad importante medida en términos de páginas por minuto.

Si seguimos hablando de la historia de la impresora láser, hay que atribuir a HP la incorporación del fusor instantáneo. ¿Qué es? pues es una tecnología que sustituye la lámpara halógena por el calentador cerámico eliminando diferencias de aire entre los cilindros mecánicos y el dispositivo de calentamiento. Esto implica que después de implantarse, imprimiendo con láser se obtiene aún más velocidad de impresión y economiza el consumo eléctrico.

Otra de las diferencias que encuentras imprimiendo con láser es que es un sistema más silencioso al no utilizar ventiladores para enfriar. También ahorra dinero por su bajo consumo eléctrico.

Finalmente, otra de las ventajas de disfrutar imprimiendo con láser es la precisión de los textos, la alineación, la definición de los caracteres y la inexistencia de borrones y manchas. Además, con los consumibles compatibles el precio ha dejado de ser un handicap ya que son hasta un 60% más baratos que los originales.

¿Has aprendido algo más sobre la impresión láser? Comparte si te gustó ;)

¿Es lo mismo hablar de un cartucho de tinta y de un tóner?

Es común utilizarlos como sinónimos a la hora de hablar, pero la realidad es que son dos productos completamente diferentes. Aunque ambos se usan dentro de las impresoras para conseguir imprimir nuestros documentos o fotografías, si no elegimos bien el que corresponde a nuestra impresora no conseguiremos que ésta funcione.

Para empezar, debemos diferenciar entre dos tipos distintos de impresoras: las impresoras de inyección de tinta, que utilizan cartuchos de tinta, y las impresoras láser, que usan los de tóner.

Una de las principales diferencias que encontramos entre estos dos productos es el formato de su contenido ya que mientras que la tinta es un líquido,  el tóner es un polvo. De esta forma, el proceso de impresión que siguen las impresoras de inyección de tinta y las impresoras láser deberá ser sustancialmente diferente.

Las impresoras de inyección de tinta utilizan un sistema similar al de una máquina de escribir aplicando la tinta directamente sobre el papel a través de una serie de boquillas diminutas, sin embargo, el proceso de impresión en las impresoras láser es algo más complejo aplicando una serie de campos electromagnéticos para conseguir que el tóner se ubique en las zonas deseadas, previamente marcadas por un preciso láser, y posteriormente aplicando calor para fundir las partículas con el papel y conseguir el resultado final.

Debido a estas diferencias en el proceso de impresión las impresoras láser son sustancialmente más rápidas y precisas que las de inyección de tinta. Sin embargo, éstas últimas son más fáciles de mantener y significativamente más económicas, además de que existen impresoras de inyección de tinta capaces de realizar impresiones de muy alta calidad. Por otro lado, los cartuchos de tóner nos servirán para realizar muchas más copias, en torno a 5 veces más que los cartuchos de tinta.

Desde Rec-line recomendamos tener en cuenta el uso que le daremos a la impresora antes de decidirnos por un modelo o incluso por un tipo, considerando las opciones que nos ofrece cada una y eligiendo la que más se ajuste a nuestras necesidades.

¿Porqué elegir un cartucho compatible?

Son muchas las veces que te has preguntado el porqué imprimir con un cartucho compatible. Nosotros, desde Rec-line, tenemos una pila de razones por las que puedes confiar en el cartucho compatible.

La primera de ella es por la garantía de compatibilidad. El cartucho compatible que encontrarás en Rec-Line es un cartucho que cumple con toda la normativa en cuestiones de calidad. Por ello, si no cumple los estándares fijados de compatibilidad, no pasa el corte. Apunta bien el modelo de impresora y el modelo de cartucho que utiliza, dirígete a cualquiera de nuestros distribuidores y  pídenoslo.

La garantía de calidad también asegura un rendimiento óptimo del cartucho respetando el número de copias que se sacarían con uno original. No es cierta la leyenda que corre acerca de que los cartuchos compatibles no emiten el mismo número de copias que el original. La capacidad del depósito de tinta es la misma, y se le puede aplicar las mismas medidas de ahorro en impresión como tipos de fuente o calidad de borrador.

Otra de las razones por las que confiar en un cartucho compatible es por una cuestión de ahorro. El coste de un cartucho compatible llega a ser de hasta un 60% menor que el de uno original. El motivo no es otro que la reutilización de materiales para el producto final, lo que ahorra costes de producción.

Y finalmente, acudimos al aspecto ecológico. Cuando compras un cartucho compatible estás apoyando el reciclaje puesto que todos los productos compatibles provienen de la remanufacturación. No tires tus cartuchos, con ello estamos haciendo una labor muy importante cuidando del medio ambiente.

Si tienes más dudas sobre cartuchos compatibles, entra en Rec-Line e infórmate o llámanos. Te esperamos!!

Cómo sacar partido a tu impresora láser

El sistema de impresión láser es uno de los más demandados hoy en día en el mercado de los equipos de impresión. Hay varios motivos que han provocado este auge; por un lado la rapidez a la hora de imprimir, ya que estos sistemas imprimen por regla general más hojas por segundo que los sistemas de tinta. Por otro el volumen de hojas que son capaces de imprimir, muy superiores al del cartucho XL de tinta. Y por último, la aparición de empresas como Rec-Line que han permitido elaborar tóner compatibles a precios muy competitivos llegando a ser hasta un 60% más baratos que el original, lo que ha eliminado la barrera precio a la hora de elegir equipos láser.

Vamos a darte unas pautas que pueden resultarte muy útiles a la hora de sacar el máximo partido a tu impresora láser. Son las siguientes:

– Una vez que has escogido ya tu equipo de impresión láser tienes que optimizar su configuración. Revisa los parámetros de impresión y elige las opciones económicas de imprimir en borrador. Esto te va a permitir alargar aún más la vida útil del tóner.

– Si tu impresora es wifi o tiene bluetooth, conéctala a tus dispositivos móviles para que a través de las app propia de su marca puedas imprimir documentos a distancia o bien desde la nube. Los equipos de nueva generación te abren múltiples posibilidades.

– Revisa los drivers. Es probable que exista una actualización que tu equipo no haya detectado porque sea reciente. Actualizar los drivers de tu impresora y tenerlos al día te va a permitir el óptimo funcionamiento.

– Procura no dejarte encendido el equipo durante un largo período de tiempo. Programa su apagado o apágalo cuando acabes de imprimir. Además de ahorrar en energía, evitarás que tu impresora sufra problemas por subidas de tensión.

– Mantenimiento. El mantenimiento de tu equipo láser es imprescindible. El tóner libera mucha cantidad de polvo que puede ser perjudicial no sólo para tus impresiones. Retira la carcasa, retira el tóner y utiliza una pequeña aspiradora de mano para retirar los restos. Usa spray de limpieza especial para impresoras con un trapo y vigila que no existan restos de papel de atascos anteriores.

Con todos estos tips sacarás el máximo provecho de tu equipo láser, prolongarás su vida útil y conseguirás el mejor rendimiento posible aprovechando sus múltiples posibilidades.

Esperamos que te haya servido!

Cómo manejarse correctamente con el tóner y el polvo de tóner

El cuidado del tóner es una de las partes más importantes del mantenimiento de una impresora láser. La limpieza de los equipos es un factor decisivo a la hora de ampliar su vida útil, pero no pasa solo por limpiar la carcasa exterior sino que uno de los elementos de más valor -el tóner- se debe convertir en protagonista del proceso de cuidados especiales.

Es importante en primer lugar no abrir tóner y de la misma manera hay que evitar el sacudirlo, algo que se hace especialmente cuando notamos los primeros problemas por falta de tinta. El riesgo de este mal gesto supone llenar de polvo el interior de la impresora y, además, el manchar nuestra ropa con una sustancia difícil de eliminar si no se actúa rápido.

Los controles de temperatura y humedad son importantes, pero sin obsesionarse. Hay que tratar de mantener los tóner sin utilizar o los equipos en ambientes con no demasiada luz ni temperatura. Algunos componentes del tóner son fotosensibles y hay que tener especial cuidado de no exponerlos demasiado.

Evitar los golpes del tóner cuando se transporte o cuando se vaya a colocar. Está compuesto por piezas muy sensibles que pueden soltarse al menor golpe. Hay que tratarlo de manera delicada pero igual que dijimos antes, sin obsesionarse.

POLVO DE TONER RECLINE

Si durante el proceso de manejo del tóner a la hora de cambiarlo, limpiarlo o simplemente al retirarlo para limpiar el equipo se produce un derramamiento de polvo de tóner, seguid estas pautas;

Para las manos, rápidamente agua tibia y jabón. Remedio de toda la vida y efectivo cuando el polvo entra en contacto con la piel.

– Si cae en la ropa, no intentes quitártelo frotándolo con las manos porque lo extenderás más y serás poco efectivo. Hazte con un cepillo y frótalo de manera rápida y fuerte. Si usas líquido o quitamanchas y frotas con una servilleta, harás que penetre aún más y eliminarlo se convertirá en una dura prueba.

– Sin embargo, un trapo y agua fría es estupendo si se ha derramado en el suelo ya que aspirarlo puede producir el efecto contrario, y es que se esparza aún más.

Esperamos que estos pequeños tips de cuidado en el manejo del tóner puedan ser de vuestra ayuda!!

 

 

Cómo arreglar correctamente un atasco de papel

Uno de los problemas más comunes que se les presenta a los usuarios de impresoras es el atasco de papel que se produce en la bandeja cuando lanzamos un documento para imprimir.

Los atascos de papel se producen por distintos motivos: desde que haya habido un atasco de papel anterior y no se desatascase correctamente el circuito hasta un un desgaste de los rodillos que empujan el papel y por eso no funcionen correctamente, pasando por un error de colocación del papel en la bandeja.

Antes que nada, tendremos que asegurarnos que el papel es del tamaño que puede soportar la impresora y que está situado correctamente en la bandeja, con los topes ajustando los laterales del mismo y en una posición totalmente recta y no torcida. El papel que entra mal es muy posible que se atasque así que debemos ser rigurosos con esto.

hqdefault

Una vez que el papel está colocado, si se produce un atasco en el proceso de impresión deberemos hacer lo siguiente;

  • Primero, cancelar la impresión del documento.
  • Segundo, pausar o apagar la impresora.
  • Tercero, abriremos la tapa para ver en qué estado se encuentra el atasco y porqué se ha producido.
  • Cuarto, si no se percibe claramente el atasco abriremos la tapa trasera de la impresora. En muchos casos por ahí encontraremos la solución.
  • Quinto, tiraremos muy lentamente del papel para retirarlo.
  • Sexto, si percibimos que el papel se ha roto y creemos que puede haber restos en el interior, desmontaremos con cuidado la carcasa para acceder a los sitios que no podríamos hacer si esta estuviese colocada.
  • Séptimo, limpiaremos todo el circuito y nos aseguraremos de que no existe papel en ninguna parte de la impresora.
  • Octavo, revisaremos los rodillos que empujan el papel para ver si estos están deteriorados. Como es un componente que no se ve, muchos atascos se producen por este motivo y no somos conscientes de ello.
  • Noveno, aprovechamos para limpiar con un cepillo de cerdas finas el interior de la impresora. Un mantenimiento preventivo nunca está de más.
  • Décimo, colocaremos de nuevo tanto carcasa como tapas y reiniciaremos la impresora con el fin de que vuelva a estar a punto.

Esperamos que estos tips os sirvan para solucionar un problema común en todas las impresoras del mundo, especialmente en las de inyección de tinta que es donde suelen darse la mayoría de los atascos. ¡Hasta otra!