La necesidad de un correcto mantenimiento en nuestra impresora

Si hay algo realmente importante a tener en cuenta cuando disponemos en nuestro entorno de hogar o de oficina de una impresora, es su mantenimiento.

Con el mantenimiento no nos referimos exclusivamente a limpiar el polvo que pueda acumular el aparato en el exterior, según su ubicación. Eso también. Pero realmente el verdadero mantenimiento consta de la limpieza integral del aparato y de sus componentes, tan importantes como los cabezales de impresión por ejemplo.

Y es que si disponemos de una multifunción que no cuidamos, pueden aparecer problemas a la hora de imprimir porque la suciedad estropee los cabezales o porque un pequeño trozo de papel atascado no permita circular correctamente las hojas sobre las que imprimir.

Otro aspecto importante es el de preservar los cartuchos fuera de la impresora en el caso de que pase mucho tiempo entre cada impresión. Tapar los cabezales con los protectores que existen en el mercado y mantenerlos en un lugar en el que no reciban rayos solares, son medidas que preservarán su vida útil.

En las impresoras láser, el polvo de tóner puede acumularse tanto en el interior de la impresora como en el propio tóner y por ello hay que limpiarlo con el mismo esmero que el resto del equipo. Mucho polvo de toner esparcido por el interior de la impresora provoca que nuestras hojas salgan manchadas y que los documentos se impriman de manera deficiente.

REC-LINE BLOG

En definitiva, los pasos recomendados a la hora de realizar un correcto mantenimiento de equipos multifunción ya sean de láser o de tinta es el siguente;

  • Desmontar la carcasa exterior. Limpiar por fuera y por dentro con espuma limpiadora.
  • Utilizar un cepillo de cerdas finas y suaves que permita acceder a todos los rincones del aparato con el fin de eliminar el polvo existente (incluidos los circuitos)
  • Retirar los cartuchos del cabezal de impresión, y limpiar los mismos con un trapo ligeramente humedecido.
  • En las impresoras láser, retiraremos el tóner y procederemos a extraer el polvo de tóner del interior del equipo con una aspiradora de mano pequeña. El tóner lo limpiaremos con un trapo seco.
  • Revisaremos la bandeja de papel con el fin de retirar posibles trozos que produzcan atascos.

Con estos pequeños pasos prolongaremos la vida últil de nuestros equipos y lograremos una impresión más eficiente. No olvidemos también la importancia de las pruebas dentro del software de cada impresora con el fin de utilizar la opción de limpiar cabezales. Esto se debe hacer con una frecuencia mensual.

Esperamos que esta entrada os haya resultado de utilidad. Para más informaciones de consumibles de impresión, entrad en www.rec-line.com