El tóner, cómo cuidarlo

El tóner es una de las partes más importantes en los sistemas de impresión láser. Como ya sabéis se trata de un polvo fino, normalmente de un color negro que se fija al papel mediante atracción electrostática o magnetografía.

Aunque en general tendemos a llamar tóner a toda la pieza que la compone la tinta en polvo, el depósito, la cuchilla limpiadora, el chip del tóner, el depósito de tóner desperdiciado, el rodillo de carga primaria, el cilindro imantado y la unidad de cilindro.

El cuidado del tóner es esencial para el correcto funcionamiento de la impresora láser y de todo el sistema. Se trata de una pieza frágil, aunque pueda parecer lo contrario. Los movimientos bruscos pueden poner en peligro la marcha del sistema.

Para cuidar un tóner a la hora de manipularlo para colocarlo has de hacerlo con cuidado. Retira la protección y colócalo siguiendo al pie de la letra las instrucciones.

A la hora del mantenimiento y limpieza debes retirarlo con cuidado y colocarlo sobre una hoja en blanco. Intenta aspirar con un aspirador de escritorio todos los restos que tenga el tóner y si hay algún papel que pueda entorpecer su labor retíralo.

IMPORTANTE: cuando veas que el tóner va perdiendo capacidad y que los caracteres salen con menos color y más apagados, no intentes agitar de forma brusca el tóner para conseguir que las copias salgan mejor. Es una manera muy habitual por la que el tóner se estropea.

Y finalmente, si quieres cuidar tu tóner tienes que protegerlo de los factores externos que pueden dañarlo como las fuentes de calor excesivas y los líquidos que pueden evitar su correcto funcionamiento.

Aquí tienes una relación de los mejores tóner para tus impresoras láser, si eres de los que gusta de imprimir rápido, y con calidad te servirán todos.

Cómo manejarse correctamente con el tóner y el polvo de tóner

El cuidado del tóner es una de las partes más importantes del mantenimiento de una impresora láser. La limpieza de los equipos es un factor decisivo a la hora de ampliar su vida útil, pero no pasa solo por limpiar la carcasa exterior sino que uno de los elementos de más valor -el tóner- se debe convertir en protagonista del proceso de cuidados especiales.

Es importante en primer lugar no abrir tóner y de la misma manera hay que evitar el sacudirlo, algo que se hace especialmente cuando notamos los primeros problemas por falta de tinta. El riesgo de este mal gesto supone llenar de polvo el interior de la impresora y, además, el manchar nuestra ropa con una sustancia difícil de eliminar si no se actúa rápido.

Los controles de temperatura y humedad son importantes, pero sin obsesionarse. Hay que tratar de mantener los tóner sin utilizar o los equipos en ambientes con no demasiada luz ni temperatura. Algunos componentes del tóner son fotosensibles y hay que tener especial cuidado de no exponerlos demasiado.

Evitar los golpes del tóner cuando se transporte o cuando se vaya a colocar. Está compuesto por piezas muy sensibles que pueden soltarse al menor golpe. Hay que tratarlo de manera delicada pero igual que dijimos antes, sin obsesionarse.

POLVO DE TONER RECLINE

Si durante el proceso de manejo del tóner a la hora de cambiarlo, limpiarlo o simplemente al retirarlo para limpiar el equipo se produce un derramamiento de polvo de tóner, seguid estas pautas;

Para las manos, rápidamente agua tibia y jabón. Remedio de toda la vida y efectivo cuando el polvo entra en contacto con la piel.

– Si cae en la ropa, no intentes quitártelo frotándolo con las manos porque lo extenderás más y serás poco efectivo. Hazte con un cepillo y frótalo de manera rápida y fuerte. Si usas líquido o quitamanchas y frotas con una servilleta, harás que penetre aún más y eliminarlo se convertirá en una dura prueba.

– Sin embargo, un trapo y agua fría es estupendo si se ha derramado en el suelo ya que aspirarlo puede producir el efecto contrario, y es que se esparza aún más.

Esperamos que estos pequeños tips de cuidado en el manejo del tóner puedan ser de vuestra ayuda!!

 

 

Cómo arreglar correctamente un atasco de papel

Uno de los problemas más comunes que se les presenta a los usuarios de impresoras es el atasco de papel que se produce en la bandeja cuando lanzamos un documento para imprimir.

Los atascos de papel se producen por distintos motivos: desde que haya habido un atasco de papel anterior y no se desatascase correctamente el circuito hasta un un desgaste de los rodillos que empujan el papel y por eso no funcionen correctamente, pasando por un error de colocación del papel en la bandeja.

Antes que nada, tendremos que asegurarnos que el papel es del tamaño que puede soportar la impresora y que está situado correctamente en la bandeja, con los topes ajustando los laterales del mismo y en una posición totalmente recta y no torcida. El papel que entra mal es muy posible que se atasque así que debemos ser rigurosos con esto.

hqdefault

Una vez que el papel está colocado, si se produce un atasco en el proceso de impresión deberemos hacer lo siguiente;

  • Primero, cancelar la impresión del documento.
  • Segundo, pausar o apagar la impresora.
  • Tercero, abriremos la tapa para ver en qué estado se encuentra el atasco y porqué se ha producido.
  • Cuarto, si no se percibe claramente el atasco abriremos la tapa trasera de la impresora. En muchos casos por ahí encontraremos la solución.
  • Quinto, tiraremos muy lentamente del papel para retirarlo.
  • Sexto, si percibimos que el papel se ha roto y creemos que puede haber restos en el interior, desmontaremos con cuidado la carcasa para acceder a los sitios que no podríamos hacer si esta estuviese colocada.
  • Séptimo, limpiaremos todo el circuito y nos aseguraremos de que no existe papel en ninguna parte de la impresora.
  • Octavo, revisaremos los rodillos que empujan el papel para ver si estos están deteriorados. Como es un componente que no se ve, muchos atascos se producen por este motivo y no somos conscientes de ello.
  • Noveno, aprovechamos para limpiar con un cepillo de cerdas finas el interior de la impresora. Un mantenimiento preventivo nunca está de más.
  • Décimo, colocaremos de nuevo tanto carcasa como tapas y reiniciaremos la impresora con el fin de que vuelva a estar a punto.

Esperamos que estos tips os sirvan para solucionar un problema común en todas las impresoras del mundo, especialmente en las de inyección de tinta que es donde suelen darse la mayoría de los atascos. ¡Hasta otra!

La necesidad de un correcto mantenimiento en nuestra impresora

Si hay algo realmente importante a tener en cuenta cuando disponemos en nuestro entorno de hogar o de oficina de una impresora, es su mantenimiento.

Con el mantenimiento no nos referimos exclusivamente a limpiar el polvo que pueda acumular el aparato en el exterior, según su ubicación. Eso también. Pero realmente el verdadero mantenimiento consta de la limpieza integral del aparato y de sus componentes, tan importantes como los cabezales de impresión por ejemplo.

Y es que si disponemos de una multifunción que no cuidamos, pueden aparecer problemas a la hora de imprimir porque la suciedad estropee los cabezales o porque un pequeño trozo de papel atascado no permita circular correctamente las hojas sobre las que imprimir.

Otro aspecto importante es el de preservar los cartuchos fuera de la impresora en el caso de que pase mucho tiempo entre cada impresión. Tapar los cabezales con los protectores que existen en el mercado y mantenerlos en un lugar en el que no reciban rayos solares, son medidas que preservarán su vida útil.

En las impresoras láser, el polvo de tóner puede acumularse tanto en el interior de la impresora como en el propio tóner y por ello hay que limpiarlo con el mismo esmero que el resto del equipo. Mucho polvo de toner esparcido por el interior de la impresora provoca que nuestras hojas salgan manchadas y que los documentos se impriman de manera deficiente.

REC-LINE BLOG

En definitiva, los pasos recomendados a la hora de realizar un correcto mantenimiento de equipos multifunción ya sean de láser o de tinta es el siguente;

  • Desmontar la carcasa exterior. Limpiar por fuera y por dentro con espuma limpiadora.
  • Utilizar un cepillo de cerdas finas y suaves que permita acceder a todos los rincones del aparato con el fin de eliminar el polvo existente (incluidos los circuitos)
  • Retirar los cartuchos del cabezal de impresión, y limpiar los mismos con un trapo ligeramente humedecido.
  • En las impresoras láser, retiraremos el tóner y procederemos a extraer el polvo de tóner del interior del equipo con una aspiradora de mano pequeña. El tóner lo limpiaremos con un trapo seco.
  • Revisaremos la bandeja de papel con el fin de retirar posibles trozos que produzcan atascos.

Con estos pequeños pasos prolongaremos la vida últil de nuestros equipos y lograremos una impresión más eficiente. No olvidemos también la importancia de las pruebas dentro del software de cada impresora con el fin de utilizar la opción de limpiar cabezales. Esto se debe hacer con una frecuencia mensual.

Esperamos que esta entrada os haya resultado de utilidad. Para más informaciones de consumibles de impresión, entrad en www.rec-line.com