Características, usos y tipos de papel

En la actualidad, existen numerosos tipos de papel que podemos clasificar de muy diversas formas atendiendo a sus principales características como la forma en la que es elaborado el papel, su revestimiento, el espesor, etc.

En cuanto a la elaboración podemos distinguir dos tipos principales:

Los producidos a partir de pasta mecánica: el proceso es puramente mecánico, no se separan ciertos componentes de la madera como la lignina. Por ello, producen un resultado más frágil y de color amarillento. Usados principalmente para elementos no permanentes como periódicos

Los producidos a partir de pasta química: el proceso incluye ciertos compuestos químicos que sirven para separar componentes como la lignina o resinas pero manteniendo casi toda la celulosa. Se producen fibras más largas, limpias y resistentes dando un papel más claro, brillante y duradero. Se usan, por ejemplo, para las revistas.

Refiriéndonos a su revestimiento también encontramos dos tipos:

Revestidos o estucados: poseen un recubrimiento superficial a base de un pigmento de arcilla que produce una mayor uniformidad superficial por lo que la retención de la tinta es más rápida y homogénea, consiguiendo mejores resultados de nitidez y densidad de color en nuestras impresiones. A su vez puede clasificarse según en grado de revestimiento (ligero, medio, alto), según se aplique a una o las dos caras del papel, según el acabado (brillo, mate, etc.). El papel obtenido es de mayor calidad y suele usarse para la impresión de libros de arte o técnicos, revistas, etc.

Sin revestir, offset o no estucados: sin revestimiento de pigmento se obtiene un papel de mayor absorbencia debido a su porosidad, es menos suave y de menor calidad de impresión. Es el tipo más usado normalmente ya que es el típico de fotocopiadoras o impresoras por lo que todo el mundo tiene en casa y/o en la oficina. Suele utilizarse para libros, fotocopias, cartas, facturas, etc.

Respecto al espesor, también llamado gramaje, podemos encontrarnos con multitud de tipos usados para diferentes fines en función de sus cualidades. Entre 40 y 60 gramos suelen usarse para periódicos, mientras que el papel clásico de oficinas o de nuestras casas suele oscilar entre 80 y 100 gramos, los de espesor entre 90 y 115 gramos suelen usarse para hacer carteles o folletos y por último, las tarjetas de visita, postales y portadas de revistas suelen usar un gramaje de entre 250 y 350 gramos.

Desde Rec-line queremos destacar que éstas son sólo algunas de las características principales de los tipos de papel y que combinaciones de ellas hay en gran cantidad. Además deberemos tener en cuenta que todas ellas las podremos encontrar con diferentes características extras como por ejemplo en diferentes tamaños o colores y con particularidades que nos proporcionen posibles usos específicos como papel con adhesivos o  especiales para algunos tipos de impresión, etc.