Medio ambiente & compatibles

En esta ocasión queremos profundizar en la importancia del cuidado del medio ambiente gracias al proceso de fabricación de cartuchos y tóner compatibles.

La mayoría de los materiales con los que se fabrican muchos de los consumibles de informática hoy en día resultan tóxicos y perjudiciales para el medio ambiente. Por ello trata de potenciarse el reciclaje como herramienta fundamental para el cuidado del entorno.

Los cartuchos y tóner compatibles salen al mercado después de un proceso de fabricación limpio y sin apenas residuos, no consumiendo recursos naturales procedentes del medio ambiente y cumpliendo toda la normativa tanto de calidad como medioambiental.

Para fabricar un cartucho de tinta se necesitan aproximadamente dos litros de petróleo y derivados para elaborar todas las piezas que lo componen. En el proceso de fabricación de un compatible no, y además trata de aprovecharse el máximo posible la estructura del mismo.

Por si fuera poco, en este proceso tratan de mejorarse las capacidades del cartuchos y tóner originales dotándoles de un mayor número de imprimaciones y también optimizando sus características de origen.

Se calcula que aproximadamente los usuarios de productos informáticos y consumibles apenas reciclan el 30% de todo el material que utilizan. Es muy poco teniendo en cuenta las cantidades que se mueven en el mercado, incluyendo los cartuchos y tóner. El nivel de concienciación tiene que ser mucho mayor para poder evitar desastres y liberar productos tóxicos que degraden los ecosistemas.

Existen puntos específicos de reciclaje para casi todos los componentes y también, como no podía ser de otra forma, para cartuchos y tóner. De esta manera se puede continuar con un proceso de remanufacturación que permita a los compatibles seguir cuidando la salud del planeta.

Y tú, ¿eres de los que se apunta a reciclar y a cuidar el mundo en el que vives? ¡Hazlo con nosotros!

El tóner, cómo cuidarlo

El tóner es una de las partes más importantes en los sistemas de impresión láser. Como ya sabéis se trata de un polvo fino, normalmente de un color negro que se fija al papel mediante atracción electrostática o magnetografía.

Aunque en general tendemos a llamar tóner a toda la pieza que la compone la tinta en polvo, el depósito, la cuchilla limpiadora, el chip del tóner, el depósito de tóner desperdiciado, el rodillo de carga primaria, el cilindro imantado y la unidad de cilindro.

El cuidado del tóner es esencial para el correcto funcionamiento de la impresora láser y de todo el sistema. Se trata de una pieza frágil, aunque pueda parecer lo contrario. Los movimientos bruscos pueden poner en peligro la marcha del sistema.

Para cuidar un tóner a la hora de manipularlo para colocarlo has de hacerlo con cuidado. Retira la protección y colócalo siguiendo al pie de la letra las instrucciones.

A la hora del mantenimiento y limpieza debes retirarlo con cuidado y colocarlo sobre una hoja en blanco. Intenta aspirar con un aspirador de escritorio todos los restos que tenga el tóner y si hay algún papel que pueda entorpecer su labor retíralo.

IMPORTANTE: cuando veas que el tóner va perdiendo capacidad y que los caracteres salen con menos color y más apagados, no intentes agitar de forma brusca el tóner para conseguir que las copias salgan mejor. Es una manera muy habitual por la que el tóner se estropea.

Y finalmente, si quieres cuidar tu tóner tienes que protegerlo de los factores externos que pueden dañarlo como las fuentes de calor excesivas y los líquidos que pueden evitar su correcto funcionamiento.

Aquí tienes una relación de los mejores tóner para tus impresoras láser, si eres de los que gusta de imprimir rápido, y con calidad te servirán todos.

Imprimiendo con láser

Esta semana hemos dedicado en nuestras redes sociales a hablar de la vida imprimiendo con láser. Algunos detalles curiosos, historia y otros elementos que explican mejor este sistema de impresión.

Imprimiendo con láser podría ser el título de un documental, pero lejos de que sea así queremos daros algunos datos curiosos sobre ello.

El creador de este sistema fue Gary Starkweather (no, no es de la casa Stark) allá por la década de los 70, y se comercializó por primera vez en el año 77. Es un dispositivo simple; se trata de un tambor fotoconductor unido a un depósito de tóner y un haz de láser modulado y proyectado por un disco hacia dicho tambor. Cuando el disco gira, se provoca un barrido del láser sobre el tambor quedando ionizadas las zonas sobre las que incide y atrayendo en el interior del toner el polvo ionizado. Luego el tambor entra en contacto con el papel y…voilà! impregna el polvo en las zonas correspondientes, que luego se fija mediante el calor y la presión.

Que imprimiendo con láser tus impresiones van a resultar más eficientes que con el sistema de tinta es una realidad, porque son de muy alta calidad a una velocidad importante medida en términos de páginas por minuto.

Si seguimos hablando de la historia de la impresora láser, hay que atribuir a HP la incorporación del fusor instantáneo. ¿Qué es? pues es una tecnología que sustituye la lámpara halógena por el calentador cerámico eliminando diferencias de aire entre los cilindros mecánicos y el dispositivo de calentamiento. Esto implica que después de implantarse, imprimiendo con láser se obtiene aún más velocidad de impresión y economiza el consumo eléctrico.

Otra de las diferencias que encuentras imprimiendo con láser es que es un sistema más silencioso al no utilizar ventiladores para enfriar. También ahorra dinero por su bajo consumo eléctrico.

Finalmente, otra de las ventajas de disfrutar imprimiendo con láser es la precisión de los textos, la alineación, la definición de los caracteres y la inexistencia de borrones y manchas. Además, con los consumibles compatibles el precio ha dejado de ser un handicap ya que son hasta un 60% más baratos que los originales.

¿Has aprendido algo más sobre la impresión láser? Comparte si te gustó ;)

Porqué fiarse de un compatible

Son muchas las preguntas que nos hacen sobre los compatibles y queremos despejar en esta entrada todas las dudas sobre porqué fiarse de un compatible.

En primer lugar, el proceso de fabricación de un compatible es absolutamente transparente y mantiene todas las características del consumible original. A nivel de chips, a nivel de capacidad -en muchos casos hasta más que la del original-, a nivel de rendimiento y a nivel de tecnología.

En cuanto a la precisión y calidad del producto, intactas. La precisión de los textos, la definición de líneas, la velocidad de impresión y otros parámetros que miden las calidades de las copias que salen por la impresora, son las mismas. Otra de las razones de porqué fiarse de un compatible.

Su precio más económico no es sinónimo de falta de calidad. Precisamente este precio obedece a que el proceso de remanufacturación ahorra muchos costes de producción que revierten directamente en el producto. Por ello vamos a encontrar cartuchos compatibles hasta un 60% más baratos, y tóner hasta un 50% más económicos que el original. Incluso, como ya hemos comentado antes, la capacidad de tinta puede ser hasta mayor en muchos casos ofreciendo más, por mucho menos.

Es por tanto, que el coste unitario de impresión sirve como razón adicional del porqué fiarse de un compatible. Al final, haciendo balance y economizando las impresiones con las opciones que dispone nuestra impresora, vamos a comprobar que cada documento que imprimimos es mucho más económico que el anterior.

Finalmente hay que destacar la compatibilidad. Si bien hace unos cuantos años los primeros consumibles podían dar algún problema de compatibilidades con la impresora, actualmente vienen preparados para que sirvan a los modelos que son compatibles con el sistema de impresión que se tenga. Incluso los chips actualizados ya forman parte del proceso de elaboración de los compatibles.

Drivers, ¿son importantes?

Drivers. ¿Los instalo o no?, ¿me darán problemas?. Son algunas de las preguntas que más frecuentemente se hacen los usuarios de informática.

Y la respuesta es sí. Es importante más que instalar, actualizar. Porque la instalación viene de serie con los dispositivos plug & play, que ya son la mayoría.

Los drivers son la manera que tienen de comunicarse los programas con los dispositivos físicos -software y hardware- para su correcto funcionamiento.

Si tienes una impresora desde el primer día sin actualizar sus drivers, tal vez estés perdiendo opciones de impresión que traigan las actualizaciones y compatibilidades con el modelo de impresora.

Se tiene la idea equivocada que para mejorar e incluir nuevas opciones de impresión hay que sustituir el hardware, la impresora, en lugar de actualizar el software. Precisamente los fabricantes van a intentar siempre optimizar nuestros productos con el fin de maximizar las prestaciones de los equipos. Cuando las limitaciones obedezcan al hardware, ahí los drivers poco van a tener que hacer y entonces sí; necesitaremos una nueva impresora que me ofrezca lo que no me da la que actualmente tengo.

Según el sistema operativo que se tenga, nos van a actualizar de forma automática los drivers que autoricemos. En el caso de Windows estas actualizaciones se producen de forma automática, aunque existen opciones manuales que nos permitirán saber si contamos con la última versión. Si nos centramos en MacOs el tema es más complicado porque los drivers de la impresora no se actualizan de forma automática sino manual en la mayoría de las impresoras, especialmente las más antiguas.

Normalmente, cada fabricante de impresoras tiene una opción de descargas de drivers en su página web. Con introducir el modelo se puede, con un click, acceder al driver más actualizado. Aquí te dejamos con unos ejemplos:

No olvides actualizar tus drivers para optimizar y potenciar al máximo tu impresora, ¡en el 90% de los casos es más que positivo!

¿Es lo mismo hablar de un cartucho de tinta y de un tóner?

Es común utilizarlos como sinónimos a la hora de hablar, pero la realidad es que son dos productos completamente diferentes. Aunque ambos se usan dentro de las impresoras para conseguir imprimir nuestros documentos o fotografías, si no elegimos bien el que corresponde a nuestra impresora no conseguiremos que ésta funcione.

Para empezar, debemos diferenciar entre dos tipos distintos de impresoras: las impresoras de inyección de tinta, que utilizan cartuchos de tinta, y las impresoras láser, que usan los de tóner.

Una de las principales diferencias que encontramos entre estos dos productos es el formato de su contenido ya que mientras que la tinta es un líquido,  el tóner es un polvo. De esta forma, el proceso de impresión que siguen las impresoras de inyección de tinta y las impresoras láser deberá ser sustancialmente diferente.

Las impresoras de inyección de tinta utilizan un sistema similar al de una máquina de escribir aplicando la tinta directamente sobre el papel a través de una serie de boquillas diminutas, sin embargo, el proceso de impresión en las impresoras láser es algo más complejo aplicando una serie de campos electromagnéticos para conseguir que el tóner se ubique en las zonas deseadas, previamente marcadas por un preciso láser, y posteriormente aplicando calor para fundir las partículas con el papel y conseguir el resultado final.

Debido a estas diferencias en el proceso de impresión las impresoras láser son sustancialmente más rápidas y precisas que las de inyección de tinta. Sin embargo, éstas últimas son más fáciles de mantener y significativamente más económicas, además de que existen impresoras de inyección de tinta capaces de realizar impresiones de muy alta calidad. Por otro lado, los cartuchos de tóner nos servirán para realizar muchas más copias, en torno a 5 veces más que los cartuchos de tinta.

Desde Rec-line recomendamos tener en cuenta el uso que le daremos a la impresora antes de decidirnos por un modelo o incluso por un tipo, considerando las opciones que nos ofrece cada una y eligiendo la que más se ajuste a nuestras necesidades.

¿Porqué elegir un cartucho compatible?

Son muchas las veces que te has preguntado el porqué imprimir con un cartucho compatible. Nosotros, desde Rec-line, tenemos una pila de razones por las que puedes confiar en el cartucho compatible.

La primera de ella es por la garantía de compatibilidad. El cartucho compatible que encontrarás en Rec-Line es un cartucho que cumple con toda la normativa en cuestiones de calidad. Por ello, si no cumple los estándares fijados de compatibilidad, no pasa el corte. Apunta bien el modelo de impresora y el modelo de cartucho que utiliza, dirígete a cualquiera de nuestros distribuidores y  pídenoslo.

La garantía de calidad también asegura un rendimiento óptimo del cartucho respetando el número de copias que se sacarían con uno original. No es cierta la leyenda que corre acerca de que los cartuchos compatibles no emiten el mismo número de copias que el original. La capacidad del depósito de tinta es la misma, y se le puede aplicar las mismas medidas de ahorro en impresión como tipos de fuente o calidad de borrador.

Otra de las razones por las que confiar en un cartucho compatible es por una cuestión de ahorro. El coste de un cartucho compatible llega a ser de hasta un 60% menor que el de uno original. El motivo no es otro que la reutilización de materiales para el producto final, lo que ahorra costes de producción.

Y finalmente, acudimos al aspecto ecológico. Cuando compras un cartucho compatible estás apoyando el reciclaje puesto que todos los productos compatibles provienen de la remanufacturación. No tires tus cartuchos, con ello estamos haciendo una labor muy importante cuidando del medio ambiente.

Si tienes más dudas sobre cartuchos compatibles, entra en Rec-Line e infórmate o llámanos. Te esperamos!!

Impresión 3D vs impresión convencional

En plena era de la explosión en la impresión 3D, nos gustaría dar un punto de vista que pretenda aclarar las ventajas y aplicaciones de uno y otro sistema. Si bien el futuro de la impresión parece que va encaminado al 3D, no conviene olvidar el peso y la importancia que también en el futuro seguirá teniendo la impresión convencional.

La impresión 3D es un modelo de impresión espacial en el que mediante unos patrones tridimensionales indicamos al equipo que elabore la figura o la pieza diseñada en el programa. Se utilizan distintos materiales para poder imprimir en función del tipo de impresora 3D y también en función del uso.

La principal diferencia es que estas impresoras, de momento, no imprimen de manera convencional. Y ahí es donde entran las impresoras más habituales. La tinta o el láser siguen siendo necesarias en tanto en cuanto se sigue teniendo la necesidad de imprimir documentos en papel.

Las aplicaciones de las impresoras 3D son infinitas. Ya conocemos que se pueden imprimir piezas, pero tenemos noticias de coches enteros y de casas fabricadas con esta tecnología. También sabemos que existen impresoras 3D de comida con las que se han imprimido postres o pizzas con materiales comestibles y adaptados a estas máquinas. Y llegando más lejos aún, se están diseñando e imprimiendo partes del cuerpo humano con el fin de utilizarlas en trasplantes.

A pesar de que, sin embargo, las aplicaciones de la impresión convencional son más reducidas siguen existiendo muchas que no pueden ser sustituidas y que no las realizan las impresoras 3D. La burocracia sigue manejándose con documentos impresos, al igual que los distintos manuales de instrucciones de cualquier aparato que compremos, por poner dos ejemplos. Los libros se seguirán imprimiendo, la prensa… a medio y largo plazo la digitalización global de documentos tiene aún un trecho grande que recorrer. Incluso la fotografía se sigue imprimiendo en sistemas convencionales de impresión.

El coste de una impresora 3D, aunque existe ya el low cost en ese sector, sigue siendo elevado. Los recambios y consumibles exactamente igual puesto que se trata de materiales más caros y que se necesitan en mayores cantidades.

En el otro extremo, los precios de las impresoras convencionales y multifunción siguen bajando y manteniéndose muy atractivos. Los consumibles viven una época de esplendor bajo el paraguas de los compatibles que han conseguido reducir hasta el 50% el precio tanto de tóner como de cartuchos.

En resumen, dos sistemas muy distintos pero que conviven perfectamente. Necesidades diferentes, acciones distintas y muchos clientes que cada vez comprenden más que la evolución no está reñida con lo tradicional y que sistemas de impresión convencionales siguen y seguirán teniendo la misma aceptación aún con el auge de un sistema tan impresionante como el 3D.

Cómo sacar partido a tu impresora láser

El sistema de impresión láser es uno de los más demandados hoy en día en el mercado de los equipos de impresión. Hay varios motivos que han provocado este auge; por un lado la rapidez a la hora de imprimir, ya que estos sistemas imprimen por regla general más hojas por segundo que los sistemas de tinta. Por otro el volumen de hojas que son capaces de imprimir, muy superiores al del cartucho XL de tinta. Y por último, la aparición de empresas como Rec-Line que han permitido elaborar tóner compatibles a precios muy competitivos llegando a ser hasta un 60% más baratos que el original, lo que ha eliminado la barrera precio a la hora de elegir equipos láser.

Vamos a darte unas pautas que pueden resultarte muy útiles a la hora de sacar el máximo partido a tu impresora láser. Son las siguientes:

– Una vez que has escogido ya tu equipo de impresión láser tienes que optimizar su configuración. Revisa los parámetros de impresión y elige las opciones económicas de imprimir en borrador. Esto te va a permitir alargar aún más la vida útil del tóner.

– Si tu impresora es wifi o tiene bluetooth, conéctala a tus dispositivos móviles para que a través de las app propia de su marca puedas imprimir documentos a distancia o bien desde la nube. Los equipos de nueva generación te abren múltiples posibilidades.

– Revisa los drivers. Es probable que exista una actualización que tu equipo no haya detectado porque sea reciente. Actualizar los drivers de tu impresora y tenerlos al día te va a permitir el óptimo funcionamiento.

– Procura no dejarte encendido el equipo durante un largo período de tiempo. Programa su apagado o apágalo cuando acabes de imprimir. Además de ahorrar en energía, evitarás que tu impresora sufra problemas por subidas de tensión.

– Mantenimiento. El mantenimiento de tu equipo láser es imprescindible. El tóner libera mucha cantidad de polvo que puede ser perjudicial no sólo para tus impresiones. Retira la carcasa, retira el tóner y utiliza una pequeña aspiradora de mano para retirar los restos. Usa spray de limpieza especial para impresoras con un trapo y vigila que no existan restos de papel de atascos anteriores.

Con todos estos tips sacarás el máximo provecho de tu equipo láser, prolongarás su vida útil y conseguirás el mejor rendimiento posible aprovechando sus múltiples posibilidades.

Esperamos que te haya servido!

Consejos para una impresión eficiente

Existen muchas maneras de ser eficiente a la hora de imprimir. A continuación vamos a exponeros algunas de ellas con el fin de que, además de respetar el medio ambiente, consigamos que nuestros bolsillos no se resientan demasiado. Eficiencia medioambiental y eficiencia económica, dos conceptos cada vez más ligados en el mundo empresarial y doméstico hoy en día.

Para empezar, deshazte de tu impresora antigua. Si es muy antigua, claro. Los modelos de impresora de nueva generación vienen con funciones implementadas de impresión económica y de máximo aprovechamiento de los consumibles ya sea en forma de cartucho de tinta o de tóner. Si la nueva impresora dispone de un certificado Energy Star, significa que puedes estar tranquilo porque cumple con todos los requisitos de impresión económica y colaboración medioambiental.

Revisa bien todas las características que posee tu impresora en temas de impresión eficiente. Hay modos que permiten imprimir con mucha menos tinta y configuraciones de margen de texto que, marcadas, también contribuyen a una impresión mejor. Selecciona la resolución correcta, regula la carga de tinta y utiliza la impresión en modo borrador.

IMPRIMIR EFICIENTE REC-LINE

Recicla, reutiliza. Hay dos gestos que convierten una impresión normal en una impresión ecológica; el uso de papel reciclado y el uso de cartuchos/tóner compatibles. Utilizando papel reciclado colaboras con la reducción de la tala de árboles y al imprimir con cartuchos compatibles estás utilizando cartuchos remanufacturados que sirven para nuevos usos. Cada cartucho de nueva fabricación son dos litros de petróleo empleados por lo que colaboramos de manera activa con el medio ambiente.

Finalmente, un consejo relacionado con las fuentes. Existen multitud de fuentes para que la impresión resulte más eficiente. Más delgadas, con menos contorno y que permiten un mejor aprovechamiento de la tinta. Entre ellas se encuentra Ecofont, que es una fuente cuyas letras están microperforadas y reduce el consumo de tinta en casi un 50% respecto a cualquier otra. Al ojo humano parece imperceptible, pero si combinamos esta fuente con una impresión en borrador, en papel reciclado y utilizando cartucho compatible en una impresora de nueva generación, estaremos llevando a cabo el gesto más eficiente que se puede hacer en una impresión. ¿Recoges el guante?